Público
Público

Amnistía pide a la presidencia española que atienda los DDHH

Reuters

Amnistía Internacional (AI) ha pedido al Gobierno español que los derechos humanos formen parte de su agenda durante este semestre en el que preside la Unión Europea, y que el bloque se preocupe más por los casos de violaciones de derechos en su seno.

"Va a ser la presidencia con mayor número de cumbres, a ver si se habla de algo más que de política", dijo el viernes el director de Amnistía en España, Esteban Beltrán, en un encuentro con la prensa celebrado en Madrid en el que la ONG presentó la lista de recomendaciones que ha hecho al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, con quien ya se ha reunido.

"La tendencia europea es la de actuar como un bloque para no tratar los asuntos internos", criticó. "Hay un miedo de que si pides cuentas a un socio europeo, él te las pida a ti", añadió.

Aumentar la protección sobre la población romaní, sobre todo en los países del Este, lograr un acuerdo para extender a la discriminación por motivos de religión u orientación sexual la protección que garantiza la Directiva europea sobre la igualdad racial de 2000, y establecer un mecanismo de supervisión de la policía europea de fronteras Frontex son algunas de estas recomendaciones.

Además, se han incluido 10 casos de personas en riesgo, tres de los cuales son en países de la UE, y solicita a España que lleve cada caso a las cumbres.

Amnistía pide también que en la cumbre entre la UE y Estados Unidos que se celebrará en mayo en Madrid se alcance un compromiso "de nunca más" tras los recortes a las libertades que asegura que se produjeron durante los años de la guerra contra el terrorismo bajo el mandato del anterior presidente estadounidense, George W. Bush.

"Los centros secretos de detención, los vuelos secretos de la CIA, la participación de policías europeos en interrogatorios en Guantánamo, todo ello ha desaparecido de la agenda política, cuando hay elementos que se mantienen, como las entregas extraordinarias", afirmó Beltrán.

El director de la sección española de AI lamentó que "con los países muy poderosos, la posición del Gobierno de España (sobre derechos humanos) es inexistente", y mencionó a China y Rusia, además de EEUU.

Como aspectos positivos de la actuación del Ejecutivo español, mencionó los avances en la campaña para lograr una moratoria en la aplicación de la pena de muerte para 2015 y el impulso a la lucha contra la violencia de género.

En cambio, Amnistía, que evaluará la presidencia española a los tres meses "para que todavía haya tiempo de rectificar", señaló el déficit español en racismo y xenofobia, puesto que no hay estadísticas oficiales de estos casos; la preocupación por el aumento del periodo de permanencia en los centros de retención de inmigrantes; y pidió la desaparición del régimen de incomunicación, al que calificó de "agujero negro".

Más noticias de Política y Sociedad