Público
Público

Amputados aprenden a mover sus extremidades fantasma: estudio

Reuters

Las personas que sufrieronuna amputación pueden "aprender" a mover el brazo faltante deuna manera anatómicamente imposible y, en algunos casos, conmovimientos normales y más difíciles del "miembro fantasma".

Eso, para los investigadores, demuestra que el cerebropuede modificar la forma en que percibimos nuestro cuerpo sinlos impulsos de nuestros sentidos, además de aumentar laposibilidad de utilizar estrategias similares para tratarciertos problemas del movimiento y los síndromes del dolor.

La percepción que tenemos de nuestro cuerpo, a vecesllamada "imagen corporal", es algo que damos por sentado,señalaron en Proceedings of the National Academy of Scienceslos doctores G. Lorimer Mosely, de la University of Oxford, enel Reino Unido, y P. Brugger, del Hospital Universitario deZúrich, en Suiza.

Pero esa imagen se puede alterar en muchas enfermedadesneurológicas y psiquiátricas, y hasta se puede manipular en laspersonas saludables.

Para investigar si se podría cambiar esa imagen sólomediante el pensamiento, y conocer si la física normal delcuerpo humano la limitaría cuando una parte del cuerpo noexiste en la vida real, el equipo hizo que siete personasamputadas con un miembro "fantasma vívido" trataran de aprendera mover la muñeca de la mano amputada de una maneraanatómicamente imposible.

Básicamente, ellos aprendieron a rotar la mano 360 grados,como si la mano y el brazo estuvieran unidos con un eje, enlugar de una muñeca.

Al principio, todos los participantes dijeron que sentíancomo si estuvieran mirando el brazo de otra persona haciendo elmovimiento. Pero los cuatro que lograron aprender esemovimiento dijeron que sentían el brazo como una parte de supropio cuerpo.

Los cuatro participantes dijeron que percibían distinto elbrazo fantasma, mientras que dos señalaron que era más difícilpara ellos mover la mano fantasma de lado a lado por loscambios en la forma del brazo.

Los autores usaron un test de tiempo de reacción, en el quelos participantes debían juzgar si una imagen pertenecía a unamano izquierda o derecha.

Estudios previos habían demostrado que el tiempo derespuesta revela cuánto demoraría una persona en mover su brazohasta la posición de la imagen.

"Es decir que el juicio correcto sobre manoizquierda-derecha exige que el participante rote mentalmente supropia mano hasta la posición que muestra la imagen", explicóel equipo.

Antes de iniciar el entrenamiento, los participantes habíanrespondido más rápidamente cuando la imagen de la mano estabaen una posición similar a la de su propia mano.

Pero, después del entrenamiento, aquellos cuatroparticipantes respondieron mucho más rápido cuando la manoaparecía en la posición opuesta a su mano fantasma, lo queindicaría que ellos pudieron cambiarla mentalmente debido a sunueva articulación.

En otro examen, el equipo proyectó rápidamente imágenes demanos al principio y al final del movimiento imposible.

Normalmente, una persona percibe un pequeño movimiento"imposible" entre ambas posiciones de las manos si las imágenespasan más rápido de lo que se podrían mover sus manos. Si lasimágenes pasan más lento, una persona vería el movimientonormal más prolongado que el que harían sus manos para cambiarde una a otra posición.

Las personas que aprendieron a hacer el movimientoimposible siempre vieron la mano haciendo ese movimiento, sinimportar cuán rápido pasaban las imágenes.

Los resultados sugieren que "el cerebro cambia por sísolo", dicen Mosely y Brugger.

Además, el equipo asegura que los resultados plantean laposibilidad "hipotética, pero no absurda" de que los pacientespuedan superar los problemas de movilidad tras un accidentecerebrovascular (ACV) o aquellos causados por el dolor deespalda u otras zonas del cuerpo, mediante el entrenamientopara modificar la imagen de esa parte del cuerpo.

FUENTE: Proceedings of the National Academy of Sciences,edición online, 26 de octubre del 2009

Más noticias de Política y Sociedad