Público
Público

El aniversario del BCE es un momento para profundizar la integración, dice Trichet

EFE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo hoy que el décimo aniversario de la entidad es un momento para "la profundización de la integración económica y financiera", uno de los próximos retos de la Unión Monetaria (UEM),

En una ceremonia en la opera antigua de la capital financiera alemana Alte Oper, Trichet hizo hincapié en que "no es tiempo para la complacencia".

Trichet añadió que la UM se enfrenta "al rápido progreso tecnológico, la globalización en todas sus dimensiones, incluyendo la globalización financiera global, y el envejecimiento de la población".

El BCE, creado el 1 de junio de 1998 en sustitución del Instituto Monetario Europeo (IME), forma junto con los bancos nacionales de los países que integran la zona del euro el Eurosistema, actualmente con 15 naciones con un total de 320 millones de habitantes.

El 1 de enero de 2009, Eslovaquia introducirá el euro y pasará a formar parte del Eurosistema.

Trichet destacó que otro de los retos del BCE los próximos años es la ampliación de la zona euro.

Al acto para celebrar el aniversario asistió la elite financiera, económica y política europea.

En la ceremonia intervinieron junto a Trichet, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Barroso, el presidente del Parlamento Europeo (PE), Hans-Gert Pöttering, el presidente del Consejo Europeo, Janez Jansa, el del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y la canciller alemana, Angela Merkel.

Con una irónica alusión al Reino Unido, Pöttering pronunció su discurso en inglés y en alemán y dijo que estaría dispuesto a hacerlo por completo en inglés dentro de diez años, si todos los países anglo parlantes de la UE se han adherido a la zona euro para entonces.

Pöttering explicó que "tras sólo diez años de existencia, el BCE es conocido por el 75 por ciento de los ciudadanos europeos" y que el euro ha proporcionado tipos de interés bajos debido a un elevado grado de estabilidad de precios, al mismo tiempo que "nos ha protegido de lo peor en las actuales turbulencias financieras desencadenadas por la crisis de las hipotecas sub-prime de EEUU".

El presidente del PE manifestó que la independencia del BCE de las presiones políticas nacionales es uno de los motivos del éxito del euro y una clave de la política monetaria de la UM para conseguir credibilidad en la estabilidad a largo plazo.

Trichet consideró que el Eurogrupo, los gobiernos de la zona del euro y la CE deben implementar completamente el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que definió como un "componente crucial de la Unión Económica y Monetaria (UEM) en ausencia de un presupuesto federal europeo".

En este sentido, Juncker quitó hierro a las diferencias entre el BCE y el Eurogrupo en estos diez años y valoró que siempre se han conseguido solventar.

Barrosso manifestó que la CE considera que el euro, introducido de forma fiduciaria el 1 de enero de 1999 y física en enero de 2002, es el mayor éxito de la UEM y que el BCE es una parte integrante de este éxito.

Recordó la respuesta del BCE en agosto del año pasado a las tensiones en los mercados de dinero con inyecciones de liquidez, que aseguraron la estabilidad financiera en la zona del euro.

Además, Barrosso dijo que la CE va a presentar dentro de tres semanas en el Consejo Europeo "un paquete de acciones articuladas" para ayudar a los países de la UE más castigados por el incremento de los precios de los alimentos.

Merkel, que fue la última en intervenir, destacó que el euro ha logrado proporcionar confianza, algo que significa confianza en el BCE y que es su mayor capital.

Más noticias de Política y Sociedad