Público
Público

Annan dice que su plan es la última oportunidad de evitar una guerra civil en Siria

EFE

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, advirtió hoy al Consejo de Seguridad de que su plan de paz es la última oportunidad que hay para evitar una guerra civil en el referido país árabe, informaron fuentes diplomáticas.

Según las mismas fuentes, el ex secretario general de Naciones Unidas, que intervino por videoconferencia desde Ginebra en una sesión a puerta cerrada, no se mostró muy optimista y alertó de que su labor mediadora no estará abierta ilimitadamente.

Annan defendió ante los quince miembros del Consejo de Seguridad que su plan de paz, compuesto por seis puntos, no es "un compromiso sin límites, pero posiblemente la última oportunidad para evitar una guerra civil", e indicó que su aplicación se cumple de manera "limitada".

El diplomático africano subrayó, asimismo, que el gobierno de Bachar al Asad tiene la obligación de retirar los efectivos militares que, pese a sus peticiones y la presencia de los primeros observadores de la ONU, siguen presentes en varias zonas del país.

Reconoció, no obstante, que el uso de armamento pesado se ha reducido por parte de las fuerzas gubernamentales, pero también alertó de que estaba particularmente preocupado por la aparente intensificación de las violaciones de los derechos humanos, como torturas y detenciones masivas.

Annan defendió, igualmente, que su plan puede conducir al diálogo político entre las autoridades y la oposición, y señaló que la presencia de observadores internacionales, cuyo número asciende ya a 70 de los 300 aprobados por el Consejo de Seguridad, debe ayudar a crear las condiciones adecuadas sobre el terreno.

La situación en el país sigue siendo "muy preocupante" para los miembros del Consejo de Seguridad, como reconoció el embajador de Alemania, Peter Wittig, quien señaló que, ante la continuación de la violencia, el gobierno de Al Asad debe cumplir con "los requerimientos necesarios" para un alto el fuego sostenido.

Wittig aseguró que el máximo órgano internacional de seguridad está unido a la hora de querer "un rápido despliegue de los observadores", quienes deben "influir en las dinámicas sobre el terreno", al tiempo que abogó por que no se olviden "los otros elementos del plan de paz".

El objetivo es llegar a "un proceso político", dijo el diplomático europeo, para añadir que eso no puede ocurrir "sin el fin de la violencia por parte de las autoridades sirias".

El régimen sirio y la oposición aceptaron hace cuatro semanas un cese de las hostilidades que desde entonces ha sido continuamente violado por ambas partes.

La misión de Annan se basa en un plan que incluía el cese completo de la violencia, la liberación de los detenidos políticos y el acceso a las organizaciones humanitarias a la población civil, así como a la prensa internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado 21 de abril una resolución para aumentar a 300 el número de observadores militares desarmados a Siria por 90 días, dentro de la llamada Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), cuya composición centra hoy también la reunión del Consejo.

Más noticias de Política y Sociedad