Público
Público

Cada año se diagnostican en España 25.000 nuevos casos de cáncer colorrectal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cada año se diagnostican en España 25.000 nuevos casos de cáncer colorrectal pese a que este tipo de tumor es uno de los que, según los oncólogos, tiene más posibilidades de prevenirse.

En el Día Europeo del Cáncer Colorrectal, que se celebra mañana, los especialistas recuerdan que es posible prevenir más de la mitad de los casos con cambios en el estilo de vida y la realización de revisiones periódicas.

Los expertos coinciden además en que una alimentación correcta y unos hábitos de vida sanos pueden evitar la aparición de la enfermedad.

Acudir al especialista a tiempo, ante síntomas que alerten de la posibilidad de padecer esta patología, es un aspecto que todavía no está instaurado en la sociedad y que, sin embargo, podría representar una importante arma en la lucha contra el tumor.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) informa de que el cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo, después del de pulmón en hombres y el de mama en mujeres.

Esta enfermedad aumenta en incidencia cada año, ya que más de 400.000 ciudadanos europeos, 25.000 de ellos en España, son diagnosticados anualmente por lo que "es importante ralentizar este incremento a través de la concienciación y la información".

El riesgo de padecer la dolencia aumenta con la edad y puede afectar tanto a hombres como mujeres, según indica Europacolon España, la primera asociación de pacientes de cáncer colorrectal en este país.

Entre los factores de riesgo se encuentran la enfermedad inflamatoria intestinal, una historia personal o familiar de cáncer colorrectal o pólipos y algunos síndromes hereditarios.

Obesidad, dieta grasa y pobre en fibras, consumo de alcohol y tabaco y el estrés son otros factores que pueden contribuir a elevar el riesgo de contraer un tumor de estas características.

Los síntomas de la patología son cambios en el ritmo de las deposiciones -diarrea o estreñimiento-; sensación de evacuación incompleta; molestias abdominales tales como acumulación de gases, dolor e inflamación; presencia de sangre en las heces, falta de apetito y pérdida de peso; anemia, cansancio, fiebre y mareos.

Existen diferentes pruebas para su detección tales como análisis de heces, endoscopias o tacto digital, para diagnosticar o para descartar la enfermedad.