Público
Público

Muchos antivirales para pocas indicaciones

España dispondrá de 14 millones de dosis de oseltamivir "por si acaso"

A.I.

Las autoridades sanitarias españolas dispondrán de 14 millones de dosis de antivirales para la pandemia de gripe A, cuyos casos se prevé que se multipliquen a partir del otoño, como recordó el viernes en una reunión en China la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan.

Pero el organismo también aprovechó para reiterar que estos medicamentos sólo son necesarios para los pacientes que experimenten un deterioro clínico importante que, en la mayoría de los casos, se caracterizará por una neumonía viral. Tanto las autoridades sanitarias internacionales como las españolas han recalcado que esto se produce sólo en una minoría de los casos.

Para estos pacientes y sólo para ellos, los antivirales son "lo mejor que tenemos", según el jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, que advierte de que estos medicamentos no son, ni mucho menos, la panacea: "No es el fármaco extraordinariamente capaz, que si no me lo tomo me muero, que va, para nada". Eso sí, aclara el especialista, el arsenal médico no dispone de un producto mejor para un virus que teóricamente sólo responde a una familia de antivirales, el oseltamivir (Tamiflú) y el zanamivir (Relenza). Para Trilla, los beneficios de estos medicamentos residen en que acortan "ligeramente" la duración de los síntomas y en que "parece" que reducen el porcentaje de complicaciones.

Trilla señala que se han de tomar muy precozmente, si puede ser en las primeras 24 horas, mejor. "Esto supone no tener un diagnóstico de seguridad o no tener información suficiente y que, por lo tanto, se pueda estar administrando antivirales a quien no lo necesita. Es una limitación", subraya el especialista catalán.

El jueves pasado la OMS que actualizó sus recomendaciones en torno al uso de estos medicamentos ya advirtió de que no hace falta esperar al resultado de los test de detección del virus H1N1 para aplicar el tratamiento, sobre todo si el enfermo está en una comunidad donde ya se han detectado casos de gripe A.

La OMS recomienda el fármaco a pacientes con una gripe muy fuerte o que empeoren rápidamente, así como a los que tengan alguna enfermedad crónica de base. "Se trata de aplicar el sentido común", resalta Trilla. "Si uno tiene una gripe y ve que a los tres días sigue con fiebre muy alta, empieza a ahogarse y no se encuentra muy ágil mentalmente, ha de ir al médico, como lo haría con una gripe normal".

Aunque los antivirales sean más eficaces en los tres primeros días de tratamiento, los protocolos recomiendan seguir administrándolos en casos muy graves en los que se ha sobrepasado ese periodo.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones se requieren otros fármacos, ya que es relativamente frecuente que una persona infectada con la nueva gripe se infecte posteriormente con una bacteria. En ese caso, los antibióticos sí serían necesarios.

A pesar de las pocas personas que se prevé requieran de estos medicamentos, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, considera que España ha hecho bien al pertrecharse de más de 14 millones de dosis de oseltamivir. "No es que todo el mundo vaya a tomar antivirales, es que hemos adquirido fármacos para utilizarlos a lo largo del tiempo", justifica Martínez Olmos, que insiste en que la medida implica que España estará "perfectamente preparada" para las necesidades en la peor de las hipótesis.

Pero mientras ese momento no llegue, los expertos tienen claro que el uso de los antivirales no ha de ser masivo. En primer lugar, tal y como explica Trilla, porque "no son fármacos tan inocuos" y tienen efectos secundarios "como náuseas y vómitos, y otros más raros". En segundo, por la posibilidad de que algunos virus se vuelvan resistentes a su acción. Aunque el mal uso sin duda influiría en esta posibilidad, el especialista subraya que puede ocurrir de forma espontánea: "Puede pasar que sin usarlos mucho saliera una cepa resistente que fuera predominando y que los fármacos se convirtieran en inútiles. Por lo tanto debemos seguir muy de cerca si los virus siguen siendo sensibles a este fármaco o no".

Las autoridades de varios países, como Dinamarca y Japón, ya han detectado cepas resistentes al medicamento. En años anteriores ya se habían detectado resistencias a gripe estacional, principal indicación de los antivirales.

Más noticias de Política y Sociedad