Público
Público

Apoteósico Daniel Barenboim en el Maestranza de Sevilla

EFE

Daniel Barenboim obtuvo anoche un éxito apoteósico en el Teatro Maestranza de Sevilla al frente de la orquesta West-Eastern Divan, que fue ovacionada con cálidos aplausos y bravos durante diez minutos por los más de 1.700 espectadores que asistieron al concierto.

Al cumplir diez años como fundador y director de la orquesta-taller West-Eastern Divan, el director argentino-israelí Daniel Barenboim ofrece dos conciertos en Sevilla (hoy el segundo, con "Fidelio" de Beethoven, protagonizado por Waltraud Meier) como punto de partida de la gira internacional que llevará a la joven formación integrada por músicos palestinos e israelíes a festivales tan prestigiosos como los de Salzburgo, Bayreuth o los Proms de Londres, entre otros.

En el concierto de anoche Barenboim dio muestras sobradas de que su proyecto está firmemente consolidado. En poco tiempo, el famoso pianista y director, ha logrado extraer lo mejor de unos músicos que sorprenden por su juventud y asombran más aún por su capacidad interpretativa.

La velada se inició con una emocionante interpretación de "Los Preludios" de Liszt, dirigida con brillantez por Barenboim, que arrancó la primera gran ovación del público.

A continuación la orquesta se sumergió en el universo de Wagner con el "Preludio y muerte de Tristán e Isolda", pieza a la que el maestro imprimió su sello de apasionado wagneriano sin descuidar la belleza del sonido orquestal en ningún momento.

En la segunda parte del concierto Barenboim ofreció una personalísima visión de la "Sinfonía fantástica" de Hector Berlioz. El público, enfervorizado, reaccionó con sonoros bravos y aplausos tras la ejecución de esta obra, cumbre del sinfonismo romántico francés, que evidenció el potencial como solista de numerosos músicos de la orquesta West-Eastern Divan.

Más noticias de Política y Sociedad