Público
Público

AQMI amenaza con más secuestros y ejecutar a los austríacos si intentan su liberación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) ha amenazado con secuestrar a más turistas extranjeros y advirtió de que los dos ciudadanos austríacos que capturó el 22 de febrero en Túnez serán ejecutados en el caso de que se les intente liberar.

En un mensaje de audio difundido en internet y cuyos extractos publica hoy la edición web del diario árabe argelino "El Khabar", el responsable de comunicación de AQMI, Salah Kasmi -alias Abou Mohamed El Biskri-, afirma que la organización "procederá a secuestrar a otros ciudadanos extranjeros si se cruzan en el camino" de sus militantes.

El comunicado indica que los dos turistas austríacos "están siendo bien tratados", aunque recalca que, si "cualquier parte" interviene para intentar liberarlos, ambos "serán ejecutados".

El grupo de AQMI que capturó a los ciudadanos austríacos Wolfgang Ebner, un consultor de 51 años, y Andrea Kloiber, una enfermera de 40, cuando visitaban el desierto tunecino, ha conseguido pasar a Mali, según informó el martes el diario en árabe "Annahar" y confirmaron a EFE fuentes de seguridad argelinas.

Los secuestradores entraron en Túnez desde una zona fronteriza con Argelia entre las provincias de El Oued y Tebessa y posteriormente regresaron a territorio argelino.

Tras atravesar Argelia y Libia durante más de cuatro días -y pese a los esfuerzos del Ejército argelino- los captores lograron alcanzar sus bases de retaguardia en la región maliense de Kidal, según las mismas fuentes.

Indicaron que los secuestradores eligieron ese territorio porque consideran que les facilita el establecimiento de negociaciones con las autoridades austríacas.

Algo similar ocurrió en 2003, cuando 32 turistas europeos fueron secuestrados mientras viajaban en vehículos todoterreno por el desierto argelino, entre las localidades de Uargla y Djanet.

Una audaz operación de rescate del Ejército argelino permitió entonces liberar tres meses después a 17 de ellos en la región de Tamanrasset.

Sin embargo, los otros 15 -nueve alemanes, cinco suizos y un holandés- permanecieron cautivos en la región de Illizi y estuvieron a punto de ser asesinados.

La turista alemana Mikaela Spitzer falleció a causa de las privaciones sufridas y el intenso calor, mientras que los 14 rehenes restantes fueron conducidos a Mali por sus captores, que consiguieron pasar la frontera sin ser interceptados.

Los secuestradores pidieron un rescate de 60 millones de euros y, tras intensas negociaciones, los 14 europeos fueron liberados, después de más de cinco meses de cautiverio.