Público
Público

Arantza Quiroga, madre, católica y próxima al Opus Dei

La nueva presidenta del Parlamento vasco no habla euskera y no duda en situarse en el ala más conservadora del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Arantza Quiroga Cía (Irun 1973), propuesta por el PP para desempeñar el cargo de presidenta del Parlamento Vasco, encarna la imagen joven de la nueva hornada de dirigentes populares que, bajo el mando de Antonio Basagoiti, ha completado el relevo generacional de la formación conservadora en Euskadi.

Quiroga alcanza a sus 36 años la presidencia del Parlamento Vasco después de casi 15 años de carrera política que comenzó como concejal en el Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana de Irun, su ciudad natal, al que accedió en las municipales de 1995, las que se celebraron pocos meses después del asesinato del presidente del PP de Guipúzcoa, Gregorio Ordóñez.

Tres años después, en las autonómicas de 1998, Quiroga resultó elegida parlamentaria vasca por Guipúzcoa, cargo que ha mantenido durante las últimas tres legislaturas.

En esta última legislatura, Arantza Quiroga ha presidido la Comisión de Trabajo y Acción Social, además de representar al Parlamento en el Consejo Vasco de Bienestar Social.

El presidente del PP de Euskadi, Antonio Basagoiti, se ha decantado por ella para presidir la Cámara vasca, merced al acuerdo alcanzado con el PSE/EE, pese a que Arantza Quiroga no domina el euskera, un requisito que los socialistas plantearon en un primer momento pero que finalmente no ha hecho cambiar de opinión al líder popular.

Su ascenso en el seno del partido ha sido paralelo a la asunción de responsabilidades públicas. Primero en la ejecutiva de Guipúzcoa, en la que desempeñó la Secretaría de Política Social y después en la dirección Regional, en la que ocupó este mismo cargo durante el último mandato de María San Gil.

En el Congreso celebrado el pasado año tras la marcha de San Gil, el nuevo presidente, Antonio Basagoiti, situó a la dirigente guipuzcoana en la vicesecretaría general, lo que la convirtió en la número tres del partido en Euskadi.

En las pasadas elecciones autonómicas, Arantza Quiroga encabezó la candidatura guipuzcoana del PP, la más joven de cuantas se presentaron a los comicios y protagonizó una atrevida campaña electoral que finalmente dio sus frutos al conseguir mantener los tres parlamentarios logrados en 2005 pese a perder votos.

La campaña guipuzcoana del PP le llevó a sumergirse vestida en las frías aguas de La Concha o a exhibir sus dotes para el atletismo en las pistas de Anoeta, junto con los candidatos Borja Sémper y Ramón Gómez, otros dos exponentes, sobre todo el primero, del empuje de los jóvenes dirigentes del PP vasco.

Su actividad política no ha impedido a esta licenciada en Derecho formar una familia numerosa, ya que durante todo este tiempo ha sido madre de cuatro hijos, todos ellos varones: Andrés, Pablo, Álvaro y Pedro.

La defensa del concepto católico de la familia es uno de sus principios irrenunciables, ya que se trata de una persona muy próxima al Opus Dei, en una de cuyas escuelas se formó, al igual que sus hijos.

No tiene reparos en situarse en el ala conservadora del PP y en defender las tesis oficiales de la Iglesia en materia de moral y costumbres, como recientemente ha hecho en público al rechazar el uso del preservativo.

Más noticias en Política y Sociedad