Público
Público

Árboles y aceras para la milla de los museos

Gallardón quiere que desaparezcan 35.000 coches del eje Prado-Recoletos pero no da ninguna alternativa

BEATRIZ LUCAS

¿Cómo hacer desaparecer 35.000 coches en el principal eje circulatorio de Madrid Norte-Sur, de Colón hasta Atocha, reduciendo a la mitad los carriles y sin ofrecer alternativas? El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, debe tener alguna receta mágica para evitar los atascos en esta ecuación pero ayer no la mostró.

Eso sí, presentó un ambicioso proyecto de reforma del eje Prado-Recoletos en el que “se recuperará el espacio para los peatones –un 61% más–, se respetarán todos los árboles actuales –de hecho aumentarán un 49%– y se primará el transporte público reduciendo el tráfico un 30%”.

Respecto a la bronca con la baronesa Thyssen, le ha servido el espectáculo de encadenarse a un árbol junto a su institución: “Algunas de sus demandas han sido atendidas, el arbolado no se verá afectado, el número de carriles ante el museo no aumenta y la anchura de las aceras se duplica”, señaló Gallardón. Pero el alcalde le ha castigado con un metro de acera menos de lo previsto.

Uno de los grandes secretos de este plan, que quiere recuperar para peatones el mayor eje museístico de España, es su coste. Nadie dio ayer datos al respecto aunque el plan está previsto para esta legislatura y las obras empezarán a primeros de 2009.

El alcalde sí concretó que someterá la propuesta a evaluación ambiental. Ayer obtuvo la palmada en la espalda del PSOE municipal y una zancadilla de la Comunidad.

El concejal socialista Pedro Sánchez anunció alegaciones pero está a favor: “Recupera el entorno y la apoyaremos si el Ayuntamiento negocia con nosotros”. Pero al consejero de Transportes de la Comunidad, Manuel Lamela, le preocupa la movilidad. “No da alternativas para los coches cuando es un eje fundamental entre el norte y sur”. Lamela propuso un túnel para los vehículos privados.

Por su parte, una nota de Ecologistas en Acción consideró la obra “faraónica y de coste delirante” y con un trazado “sinuoso y errático propio de una gincana”. Añaden que sería “más barata y rápida si se plantease como una reducción de carriles”.

Más noticias de Política y Sociedad