Público
Público

Arroyo ordena combatir a los especuladores en zonas afectadas por el tifón

EFE

La presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, ordenó hoy, durante una reunión de su Gabinete para estudiar la situación causada por el tifón "Fengsheng", que causó 224 muertos y 374 desaparecidos, combatir a los "comerciantes sin escrúpulos" que especulen con los precios de los bienes básicos.

La mandataria, que prometió a las víctimas ayuda oficial, dijo que propondrá al Parlamento que tipifique la especulación del precio del arroz como delito de "sabotaje de la economía" y que incluya en la declaración del estado de calamidad una cláusula que imponga un tope al precio de este grano, que es el alimento básico de los filipinos.

La jefa de Estado filipino, quien habló por vídeo conferencia con su equipo desde Estados Unidos, donde está de visita oficial, opinó que la cadena perpetua sería el castigo máximo apropiado para los infractores.

Macapagal Arroyo encomendó al Ministerio de Asuntos Exteriores abrir cuentas bancarias, enlaces cibernéticos y números de texto de teléfonos para que los filipinos de todo el mundo puedan enviar sus contribuciones para los afectados.

También ordenó a las agencias estatales de información y tecnología que, aunque haya apagones, garanticen un funcionamiento mínimo al Consejo Coordinador de Desastres Nacional (NDCC, por su sigla en inglés).

"Porque ayer -añadió-, no pudimos ponernos en contacto con el NDCC, incluso ahora, desde (el palacio de) Malacañang (sede de los jefes de Estado), no podemos contactar".

"Fensghen" se aleja hoy de la isla de Luzón, en el norte de Filipinas, en dirección al sur de China a una velocidad de 15 kilómetros por hora, según los meteorólogos filipinos.

En la capital filipina, donde el temporal ocasionó cortes del suministro eléctrico y arrancó árboles en amplias zonas del área metropolitana, los colegios siguen cerrados.

Más noticias de Política y Sociedad