Público
Público

Los asentamientos israelíes y los planes necleares de Irán, temas entre Brown y Netanyahu

EFE

Los continuados asentamientos israelíes y el plan atribuido a Irán de dotarse del arma nuclear serán los principales temas que traten hoy en Londres el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su colega británico, Gordon Brown.

Brown pedirá a Israel que ponga fin a la política de construcción de nuevos asentamientos en los territorios ocupados palestinos ya que constituye un obstáculo para una paz definitiva en la región, según señalan fuentes de Downing Street.

Londres es la primera etapa de una gira europea de cuatro días durante la cual Netanyahu se entrevistará también en Londres mañana con el enviado especial de Estados Unidos para Oriente Medio, George Mitchell, antes de hacerlo el jueves en Berlín con la canciller federal alemana, Angela Merkel.

La moratoria en la construcción de los asentamientos israelíes, reclamada tanto por Londres como por Washington, es uno de los elementos claves de la llamada hoja de ruta para Oriente Medio.

El Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, trabaja actualmente en un plan de paz para la región que presentará este otoño.

El primer ministro palestino, Salam Fayyad, declaró a la BBC que la reunión de Netanyahu con Brown debe dejar claro que Israel renuncia a la construcción de casas en territorio palestino.

"A menos que eso ocurra, ¿cómo vamos a esperar que quienes están a uno y otro lado de esa línea divisoria vayan a creerse el proceso de paz?", se preguntó Fayyad.

En declaraciones que publica hoy el diario The Times, Fayyad explica que está dispuesto a establecer un estado "de facto" en los territorios palestinos en un plazo de dos años, aunque fracasen las conversaciones con los israelíes.

La idea, señala, "es poner fin a la ocupación a pesar de la ocupación", algo que quisiera conseguir para mediados del año 2011.

"Hemos decidido pasar a la acción, acelerar el fin de la ocupación, trabajando duro para crear sobre el terreno realidades consistentes con la existencia de un Estado (palestino) que nadie pueda ignorar. Ése es nuestro plan y vamos a llevarlo a cabo con tenacidad", agrega.

Según Fayyad, si existiese de facto un Estado que funcionase, con fuerzas de seguridad y servicios públicos competentes y una economía próspera, ello obligaría a Israel a poner las cartas sobre la mesa y decir con claridad si acepta o no poner fin a sus 42 años de ocupación de Cisjordania.

Al margen de tratar el tema palestino, aquí se espera que el primer ministro israelí presione al Gobierno británico para que apoye las medidas más duras necesarias a fin de impedir que Teherán consiga el arma nuclear.

Más noticias de Política y Sociedad