Público
Público

Asesinado un reportero español en El Salvador

Christian Poveda rodaba una película sobre bandas juveniles

G. FOURMONT / T. DEIROS

Maras es el nombre con el que se conoce a las pandillas juveniles en El Salvador, las mismas que el fotoperiodista y cineasta franco-español Christian Poveda describió en La vida loca, un documental que presentó durante el Festival de Cine de San Sebastián de 2008.

Poveda, que convivió durante 16 meses con una de estas bandas, la Mara 18, apareció asesinado el miércoles con varios balazos en el cuerpo. Su cadáver fue hallado en una carretera solitaria del pequeño poblado de El Rosario, próximo a la localidad de Tonacatepeque, a unos 16 kilómetros al norte de San Salvador, indicó un comunicado de la presidencia salvadoreña.

Las autoridades del país sostienen, asegura Reuters, que los presuntos culpables de este crimen son miembros de estas peligrosas bandas juveniles, a las que se responsabiliza del 60% de los asesinatos en este país.

'Hablé con Christian hace sólo unos días y me dijo que todo iba bien', explicó a Público Carole Solive, productora de La vida loca y amiga del director del documental.

'Christian nunca había sido amenazado. El rodaje había terminado, la película se estrenará en Francia el próximo 30 de septiembre, y estaba muy tranquilo. Ahora estamos intentando retirar el cuerpo del Instituto Forense', deploró Solive.

Los primeros datos de la investigación policial indican que el reportero provenía de la colonia la Campanera, una zona controlada por la Mara 18, cuando fue asesinado.

Sin embargo, la productora de La vida loca, aseguró 'no tener datos para decir si han sido las bandas, la Policía o quién'.

'Christian hacía fotoperiodismo y sabía los riesgos que corría, pero tomaba precauciones y, cuando rodaba, siempre pedía todos los permisos y autorizaciones necesarias', subrayó Solive. 'Ahora sólo nos queda llorar la muerte de un buen amigo', se lamentó.

Poveda, de 53 años, llegó a El Salvador por primera vez para cubrir la guerra civil de la década de los ochenta, un conflicto en el que situaba el nacimiento de las bandas juveniles. En una entrevista con Público en octubre de 2008, culpó de este problema a las 'políticas de Estados Unidos en América Central'. Creía también que los chicos que se unen a las maras son 'jóvenes abandonados, niños en busca de amor'.

Además del conflicto salvadoreño, Poveda cubrió otras guerras, como la de Irak e Irán y la del Líbano.

El fotoperiodista, hijo de refugiados políticos españoles en Francia, se mostraba muy crítico con la ausencia de medidas de reinserción de los pandilleros en El Salvador.

Más noticias