Público
Público

Asocian aspirina y otros fármacos con riesgo sangrado estomacal

Reuters

Por Genevra Pittman

Las personas que toman bajasdosis de aspirina para cuidar el corazón podrían tenersangrados estomacales, según reveló un nuevo estudio.

En los usuarios de aspirina junto con otros fármacoscomunes, ese riesgo sería aun mayor.

Los autores estimaron que si 1.000 personas que no tomanaspirina o clopidogrel (Plavix) tomaran ambos fármacos, entreuna y tres más de ellas sufrirían sangrado estomacal cada año.

En el mismo período, entre cinco y 10 de cada 1.000personas de la población general padecerían el mismo trastorno,publican los expertos en la revista Circulation.

El doctor Colin Baigent, investigador de la University ofOxford en el Reino Unido, y que no particip del estudio, opinóque los resultados no sorprenden y "coinciden con lasevidencias disponibles".

La aspirina previene la formación de coágulos, lo quereduce el riesgo de sufrir un infarto cardíaco o cerebral. Lasguías recomiendan que las personas que sufrieron un infartotomen entre 75 y 325 mg diarios de aspirina durante elsiguiente año y que también la usen las personas en riesgo detener un infarto.

Pero también hay pruebas de que la aspirina y el Plavixelevan el riesgo de tener sangrados en el estómago y el primertramo del intestino delgado.

El equipo del doctor Luis Rodríguez, del Centro Españolpara la Investigación Farmacoepidemiológica, en Madrid, analizóuna base de datos con información de pacientes de atenciónprimaria del Reino Unido.

La base incluía todos los casos de sangrado estomacal entreel 2000 y el 2007: un total de 2.049 personas de entre 40 y 84años.

El equipo reunió también a un grupo de 20.000 personas dela misma edad y sexo, pero que no habían tenido sangrado en elmismo período. Los autores compararon a ambos grupos paraidentificar qué remedios tomaban los participantes y cuáles seles habían indicado el año anterior.

El 31 por ciento del grupo con sangrado estomacal estabatomando una dosis baja de aspirina al momento de la hemorragia,a diferencia del 19 por ciento en el grupo de control.

Y los usuarios de dosis diarias de aspirina tenían casi eldoble de riesgo de sufrir sangrado estomacal que los que notomaban el fármaco. En los usuarios de aspirina y Plavix, elriesgo se triplicaba o cuadruplicaba.

Los pacientes que tomaban aspirina más otros fármacos,incluidos antiinflamatorios como el ibuprofeno yanticoagulantes como la warfarina (Coumadin), corrían másriesgo de tener sangrados que los que sólo tomaban aspirina.

A pesar de todo, Rodríguez consideró que la aspirina es unremedio importante para las personas que tuvieron un infarto yestán tratando de prevenir otro.

"En la mayoría de esos pacientes, si la aspirina es paraprevención secundaria, el riesgo nunca es tan alto como losbeneficios", indicó el autor a Reuters Health.

No así en la población que nunca sufrió un infarto, enespecial cuando la aspirina se combina con otros remedios queaumentan aun más el riesgo de tener sangrados estomacales.

Según Baigent, "adherir por completo a las recomendacionessobre el uso de la aspirina duplicaría el riesgo de sufrirhemorragias y la mayoría de esos problemas se atribuyen alsangrado grastrointestinal".

Una forma de prevenir ese riesgo en usuarios de aspirina,explicó Rodríguez, es indicar el uso de inhibidores de la bombade protones, que reducen parcialmente esa probabilidad.

FUENTE: Circulation, online 28 de febrero del 2011

Más noticias de Política y Sociedad