Público
Público

Los ateos estudiarán recurrir la prohibición y celebrar la marcha sin permiso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los convocantes de la manifestación atea convocada para el Jueves Santo que ha sido prohibida por la Delegación del Gobierno consideran esta decisión "política" y "antidemocrática" y se reunirán para decidir si la recurren y, en caso de que no se autorice, si la celebran igualmente.

El presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL), Luis Vega, ha explicado que los convocantes están "totalmente en desacuerdo" con la resolución de la Delegación, que consideran "política", "antidemocrática" y que en su opinión "cuestiona el Estado de Derecho y la aconfesionalidad".

Vega ha incidido en que la manifestación "no se puede hacer otro día" porque "se trata de protestar contra los privilegios de la iglesia en un día significativo para la iglesia, y además el Estado no debe ceder ningún día a la iglesia", ya que "todos los ciudadanos tienen derecho a manifestarse cualquier día de año".

Ha asegurado que la convocatoria de una manifestación atea el Jueves Santo "no es una provocación", ya que los convocantes son "muy respetuosos con las diferentes creencias", aunque sí que quieren dejar claro que "otra cosa es que esas creencias se impongan a los demás".

Por todo ello las asociaciones convocantes -que son varias aunque en la comunicación presentada en la Delegación del Gobierno sólo figuran AMAL y la Asociación Playa de Lavapiés-, se reunirán mañana para decidir si recurren ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Una vez tomada esta decisión se debatirá en asamblea si, en el caso de que se prohíba definitivamente la manifestación, la marcha se llevaría a cabo igualmente.

"En principio, nosotros somos partidarios de celebrar la marcha (aunque no se autorice), aunque es algo que se tendrá que decidir en asamblea", ha dicho Vega.

El presidente de AMAL ha incidido en que la resolución de la Delegación del Gobierno "no tiene base legal ni argumento sólido", ya que "alude a posibles incidentes", cuando las organizaciones convocantes "son legales y nunca se las ha podido acusar de violencia o provocación".

Ha criticado asimismo que la Delegación argumente que la marcha pasaría por calles de Lavapiés en las que hay iglesias, ya que "todo Lavapiés está lleno de iglesias y de calles de santos", lo que no impide que se autoricen manifestaciones.

Vega se ha preguntado "por qué el año pasado se prohibió una marcha atea convocada también para el Jueves Santo, pero se permitió celebrarla un mes después, con el mismo recorrido".

Ha confiado en que, si recurren ante el TSJM, este tribunal les de la razón en esta ocasión, y no como ocurrió el año pasado, cuando avaló los argumentos de la Delegación.

Más noticias en Política y Sociedad