Público
Público

El Athletic, vigente subcampeón, también naufraga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Athletic, vigente subcampeón, ansioso por recuperar la condición de 'rey de Copas' que ostentó hasta que hace unos años le arrebató el Barcelona, vencedor en el pasado año, naufragó a la primera ocasión despedido por un 'segunda', el Rayo Vallecano, que ganó su pase a octavos junto al Getafe, Mallorca y Racing.

El batacazo del Real Madrid ante el Alcorcón terminó con la capacidad de sorpresa del resto de las eliminatorias. Sin embargo, la del Athletic ante el Rayo también fue inesperada (2-2). Pero el equipo de Joaquín Caparrós, desperdició igualmente su condición de local, ante el empuje de San Mamés, para dar la vuelta al 2-0 en contra con el que salió hace quince días del Nuevo Estadio de Vallecas.

Nunca perdió la compostura el equipo de Pepe Mel. Ni siquiera cuando Fernando Llorente abrió el camino bilbaíno con el tanto al borde del descanso. Pero en seis minutos de la segunda parte, en el cuarto de hora final de partido, el Rayo encontró premio a su buen juego. Primero con el empate a uno de Juan José Collantes. Y después con la igualada a dos, respuesta de Eduard Gallego al tanto marcado minutos antes por Javi Martínez.

Con veintitrés títulos a sus espaldas y otras doce finales jugadas, el Athletic se despide de la Copa. Igual que el Espanyol (1-1), poseedor de cuatro éxitos, el último en el 2006, que no pudo sobreponerse al 2-0 adverso que obtuvo en la ida ni al tanto marcado por Roberto Soldado a los pocos minutos de la vuelta. Empató después Ivan Alonso, pero fue incapaz de frenar la progresión del Getafe.

El Racing se desmarcó del mal momento que atraviesa en la Liga, no dio pie a la sorpresa (4-1) y eliminó al Salamanca, que afrontó el compromiso con ventaja de 1-0 obtenido en el primer partido.

Un "hat trick" del burundés Mohammed Thcité acabó con las esperanzas visitantes, alimentadas con el gol a los veinte minutos de Pedro Pinazo 'Perico'. Francisco Tejeda 'Xisco' redondeó la clasificación del cuadro cántabro y evitó otra sorpresa copera.

Finalmente, un gol al borde del descanso del guineano Alhassane Keita bastó al Mallorca para progresar en la Copa del Rey a costa del Valladolid, que se había impuesto por 2-1 en la ida. El tanto marcado en el Nuevo Zorrilla terminó por allanar el camino del cuadro balear.

Más noticias en Política y Sociedad