Público
Público

Los atletas jóvenes consumen menos drogas, pero más alcohol

Reuters

Por Genevra Pittman

Los adolescentes quepractican deportes en equipo son menos propensos a fumar oconsumir marihuana y otras drogas, pero suelen beber másalcohol que el resto, según indicó un estudio.

Esto no prueba una relación causa-efecto, pero los autoresdel nuevo estudio afirman en la revista Addiction que se puedeayudar a prevenir el abuso de drogas y alcohol en los adultosjóvenes.

Promover el ejercicio y prevenir el abuso de alcohol en losatletas estudiantiles, por ejemplo, serían dos primeros pasosimportantes en esa dirección, opinó Yvonne Terry-McElrath,coautora del estudio, de la University of Michigan en AnnArbor.

Aun así, la experta expresó cautela sobre la relaciónidentificada en el estudio y aclaró que promover el ejercicio"no es la cura para todo".

El equipo analizó los datos de un estudio del InstitutoNacional sobre Abuso de Sustancias realizado a estudiantessecundarios avanzados, a los que se siguió hasta la adultez conencuestas regulares sobre el consumo de alcohol, cigarrillos ydrogas, además de la práctica deportiva.

El estudio incluyó información sobre casi 12.000estudiantes; la mitad había respondido los sondeos hasta los 25o 26 años.

Según la primera encuesta, los participantes habían bebidoalcohol entre una y cinco veces el mes anterior y habían fumadomarihuana entre ninguna y dos veces. En promedio, no habíanfumado o habían encendido un cigarrillo menos de una vez aldía. El 9 por ciento había consumido otras drogas.

Los que practicaban deportes en equipo o hacían másejercicio eran menos propensos a fumar, consumir marihuana yotras drogas en la adultez. Y los que aumentaron la actividadfísica con los años tendieron a fumar menos y a consumir menosdrogas que el resto.

El 38 por ciento de los adolescentes que no hacía ejerciciohabía fumado tabaco alguna vez en el mes anterior; el 23 porciento había fumado marihuana. Entre los atletas o los quehacían ejercicio, esas cifras fueron, respectivamente, del 25al 29 por ciento y del 15 al 17 por ciento.

Con todo, practicar deportes en equipo estuvo asociado conun mayor consumo de alcohol. Este efecto no se observó en losvarones que hacían ejercicio sin pertenecer a un equipo.

El 45 por ciento de los que no hacían ejercicio habíabebido alcohol el mes anterior, comparado con el 57 por cientode los que formaban parte de un equipo deportivo.

En general, observaron los autores, los estudiantes quehabían dicho que bebían más en la primera encuesta, seguían conese hábito en la adultez.

Según Terry-McElrath, existen varias teorías de por quéestos atletas tienden a beber más que otros: podría ser unaactividad social relevante en algunos equipos y hasta existiríapresión entre pares para beber después del juego.

Además, los deportes están muy asociados con la industriadel alcohol.

En los atletas más competitivos, "el espíritu decompetencia en el campo podría transformarse en hábitos deconsumo", opinó Darren Mays, experto en consumo de alcohol enatletas adolescentes.

O podría estar asociado con el estrés, agregó Mays, delCentro Médico de la Georgetown University y que no participódel estudio.

"En estos jóvenes, bajo tanta presión atlética y académica,beber sería un mecanismo para superar los problemas", dijo aReuters Health.

FUENTE: Addiction, online 11 de mayo del 2011

Más noticias de Política y Sociedad