Público
Público

La Audiencia absuelve a diez presuntos islamistas

Justifica su decisión en que se "restringieron los derechos fundamentales" de los procesados al registrar sus correos

PÚBLICO

La Audiencia Nacional ha absuelto a 10 de los 14 acusados de pertenecer a una célula islamista que ayudó a huir a algunos de los autores de los atentados del 11-M y que fue desarticulada en 2005 en la conocida como Operación Tigris. La sentencia explica que la intervención de los correos electrónicos de los acusados supuso una restricción de sus “derechos fundamentales, en cuanto a que afectan al núcleo esencial del derecho de privacidad y al secreto de las comunicaciones”, ya que el juez no motivó las resoluciones en las que acordaba este medida.

Así, la sentencia anula la intervención de los correos electrónicos en los que se basó parte de la investigación que llevaron a cabo los jueces Baltasar Garzón y Fernando Grande-Marlaska. Según la Audiencia, “existe una cadena de confusas resoluciones que posiblemente sean el origen del problema”.

La resolución explica que el alto tribunal sí ha tenido en cuenta un CD-ROM en el que consta el informe policial del caso. Sin embargo, esta prueba “no consigue llevar a la Sala al grado de convencimiento y certeza necesario” para “dictar una sentencia condenatoria” contra los diez acusados. En relación a éstos, el tribunal critica que “el fiscal no ha aportado pruebas relevantes sino meras afirmaciones apoyadas en la información policial”. Por eso, reitera, “no se han podido comprobar” los hechos delictivos.

El tribunal tan sólo ha condenado a Kamar Ahbar y Samir Tahtah a nueve años de cárcel por un delito de integración en organización terrorista, a Mohamed El Idrissi por colaboración con banda armada, y a Hamed Hamu por falsificación. La sentencia explica que Tahtah y Ahbar, así como Mohamed Larbi Ben Selam –condenado a 12 años de cárcel por su participación en el 11-M– “se sitúan en el epicentro de un grupo más o menos estable que profesa planteamientos extraordinariamente radicales del Islam”. Éstos “no limitaban su conducta a realizar o mantener actos o conversaciones, sino que tenían una posición activa” en el grupo, “tratando de convencer a otras personas para unirse a la insurgencia iraquí para luchar hasta la muerte” e “introduciéndolos en canales internacionales para llevarlos a las zonas de conflicto”, dice Europa Press.

La Fiscalía manifestó ayer su disconformidad con la sentencia y señaló directamente al ponente de la sentencia, el ex portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López. “Viene de estar 12 años fuera fuera de la jurisdicción y esta es la primera sentencia que redacta”, apuntó el Ministerio Público. En su opinión, “con otra Sala, el resultado habría sido distinto y “de tratarse de ETA y no de terrorismo islamista no hubiesen decretado tantas absoluciones”.

Más noticias de Política y Sociedad