Público
Público

Aumentan notificaciones de reacciones adversas a fármacos

Reuters

Por Alison McCook

Las notificaciones oficiales dereacciones adversas a los fármacos aumentaron dramáticamente enla última década.

En la base de datos de la Administración de Alimentos yMedicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés)que existe desde 1969, la mitad de las notificaciones de "efectosadversos" atribuidos a un fármaco o un dispositivo es de losúltimos 10 años.

Cada año, la FDA recibe medio millón de esas denuncias deproblemas de salud, y hasta de muerte, asociados con losproductos médicos.

En el 2000, la frecuencia fue de 5 por cada 10.000 consultasmédicas, en las que se entregó por lo menos una receta. En el2005, eso aumentó a 7/10.000 consultas, según el análisispublicado en Archives of Internal Medicine.

Entre el 2000 y el 2010, la cantidad de notificaciones creciómás del 11 por ciento anual. En el 2010, se sumaron 2,2 millonesde denuncias, el 55 por ciento de la base de datos.

La doctora Sheila Weiss-Smith, de University of Maryland,Baltimore, advirtió que la cantidad de notificaciones norepresenta el número real de efectos adversos a los fármacos.

Los fabricantes deben informar a la FDA todo problema desalud que podrían causar sus productos, pero hay médicos,pacientes y abogados que los notifican. "Es voluntario", dijo.

Sostuvo que es difícil determinar por qué están creciendo lasnotificaciones. Es posible, indicó, que influya el crecimiento dela población de mayores, que son más propensos a tener reaccionesadversas.

Además, indicó que creció el consumo de fármacos, y porperíodos más prolongados, lo que eleva el riesgo de sufrirefectos adversos e interacciones negativas entre los fármacos.

A menudo, las denuncias aumentan luego de la aparición deartículos periodísticos sobre algún problema con un fármaco. "Esincreíble cómo la difusión potencia la notificación", dijo.

El equipo de Weiss-Smith revisó las notificaciones de efectosadversos de los fármacos de marca realizadas entre el 2000 y el2009.

En ese período, la FDA recibió 2,2 millones de ingresos a susistema AERS para informar qué había sucedido con el paciente(más del 40 por ciento había sido hospitalizado y el 15 porciento había muerto).

Algunos fármacos comúnmente asociados con las reaccionesadversas fueron una nueva clase de productos recombinantes delADN, incluidos algunas terapias para las enfermedadesautoinmunes, como la artritis reumática y la enfermedad deCrohn.

Al actuar en el sistema inmunológico, esos fármacos aumentanel riesgo de sufrir infecciones.

Otros fármacos que encabezaban la lista fueron uno para ladiabetes (Byetta), otro para la osteoporosis (Forteo) y un parcheanticonceptivo (Ortho Evra).

Muchos fármacos pueden causar efectos adversos y lospacientes deben tomar precauciones. "Son sustancias químicas queingresan al organismo. Hay que saber de qué se trata", sostuvoWeiss-Smith.

La especialista recomendó decirle al médico qué medicinas seestán tomando y comprar siempre en la misma farmacia, "para quealguien pueda hacer un seguimiento de todos los fármacosutilizados" para prevenir las interacciones negativas.

Si es necesario agregar un fármaco, la autora aconsejóconversar con el médico para saber si se pueden modificar otrospara tomar la cantidad mínima necesaria. Además, indicó leer elprospecto de los fármacos y avisarle a alguien si aparece algúnmalestar.

"Si algo anda mal, hay que comentárselo al médico o alfarmacéutico", finalizó Weiss-Smith.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 28 de marzo del2011.

Más noticias de Política y Sociedad