Público
Público

La ausencia de Torres y Gerrard, talón de Aquiles del Liverpool

Reuters

Cuesta mucho que los aficionados del Liverpool lleguen a abuchear a su propio entrenador, pero cuando Rafa Benítez cambió a Yossi Benayoun por Andriy Voronin en el partido del martes de Liga de Campeones en el que cayeron ante el Olympique de Lyon, los gritos se pudieron escuchar en Anfield.

La derrota por 2-1 fue la cuarta consecutiva para el Liverpool, dos en la Premier League y dos en la Liga de Campeones, su peor trayectoria desde 1987.

Otra derrota el domingo frente al líder, el Manchester United, que sería la quinta en liga, seguramente confirmaría que la sequía de trofeos en la Premier se extienda más allá de los 20 años.

En su grupo de la Liga de Campeones, el Lyon tiene nueve puntos, la Fiorentina seis y el Liverpool tres, lo que deja a los ganadores de 2005 y subcampeones de 2007 con la necesidad de ganar los tres partidos restantes para pasar a la fase eliminatoria.

Lo han hecho antes, pero el equipo en este momento, al menos sin Fernando Torres y Steven Gerrard, parece poco preparado para repetir la gesta.

Los aficionados abuchearon a los jugadores, descontentos tanto con su juego como con el tardío gol de César Delgado que dio la victoria al Olympique.

Torres se perdió el encuentro por una lesión en la ingle, mientras que Gerrard duró sólo 25 minutos tras sufrir una lesión recurrente que ya le dejó fuera el sábado en Sunderland.

Los anfitriones terminaron la noche viendo cómo los esfuerzos de los delanteros David N'Gog y Voronin se veían contrarrestados por las jugadas inefectivas de los centrocampistas Lucas y Fabio Aurelio.

DÚO DINÁMICO

Hace sólo unos meses, los cuatro habrían tenido suerte de entrar en el once inicial de Benítez para la Champions, pero las lesiones de su dúo dinámico combinadas con la venta del centrocampista clave Xabi Alonso han expuesto la falta de profundidad del equipo.

Alberto Aquilani, el reemplazo de Alonso costó 20 millones de libras (unos 22 millones de euros) y aún no ha jugado desde que llegó de la Roma, mientras que Voronin, plagado de lesiones, tampoco ha estado a la altura en sus casi tres años en Anfield.

Preguntado sobre la reacción del público tras la sustitución de Benayoun, que había puesto al Liverpool por delante, Benítez dijo: "Los aficionados saben que Yossi es un buen jugador, pero estaba un poco cansado. Quería usar unas piernas frescas".

"Es un resultado realmente decepcionante", agregó. "Tuvimos demasiados problemas antes del partido con las lesiones".

"Ahora creo que tenemos que ganar los tres partidos. Es lo mismo que hace dos años. Lo hemos hecho antes y por eso lo podemos hacer otra vez".

Puede que sea la misma situación, pero este no es el mismo equipo que emergió de dos derrotas y un empate al arrasar al Besitkas por 8-0, al Oporto por 4-1 y al Marsella por 4-0.

Gerrard marcó en los tres partidos, y el delantero Peter Crouch, que se ha marchado recientemente, también participó en los tres tantos, para ayudar al Liverpool a llegar a las semifinales.

La ausencia de Gerrard y Torres simplemente ha puesto de relieve la dependencia del Liverpool de esta pareja, y no está claro que ninguno de los dos esté de vuelta para jugar contra el United el fin de semana.

"Tenemos que reaccionar nosotros mismos para el domingo, es algo que tenemos que hacer", afirmó el técnico español.

Más noticias de Política y Sociedad