Público
Público

Ausencias y delegaciones de bajo nivel lastran la cumbre árabe de Damasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La XX Cumbre de la Liga Árabe de Damasco, que se celebrará los próximos días 29 y 30 será una de las más devaluadas de la historia ya que no sólo el Líbano estará ausente, sino que Arabia Saudí y Egipto, los dos países con más peso en la región, envían a representantes de bajo rango.

Los titulares de Exteriores y Economía se dieron cita hoy en Damasco en las reuniones previas a la cumbre que se prolongarán hasta el próximo jueves.

Arabia Saudí dijo ayer que solo un embajador representaría a su país.

Hoy le tocó el turno a Egipto, ni el presidente, Hosni Mubarak, ni el ministro de Exteriores, encabezarán la delegación, lo hará uno de los miembros del gobierno de menor peso político, el ministro de Estado para Asuntos Legales.

El portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Husam Zaki, tuvo que salir al paso para asegurar que su país no ha recibido presión alguna por parte de EEUU para mandar una delegación de bajo rango, en respuesta a quienes estos días aseguran que Washington conspira para garantizar el fracaso de la cumbre de Damasco.

Estas delegaciones de bajo rango, junto al boicot del gobierno libanés, ponen de manifiesto las divergencias que sufren los árabes, cuyas tensas relaciones han impedido que puedan sentarse en la misma mesa.

El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, reconoció en una rueda de prensa que "hay obstáculos en las relaciones árabes, lo que ha sido expresado por algunos países árabes como mejor les ha parecido", dijo sin apuntar a nadie.

"La falta de representación del Líbano lleva a (tomar) algunas consideraciones. Todos estamos preocupados por la continuación de la crisis libanesa" (en referencia a la vacante en la presidencia desde el pasado noviembre), afirmó Musa, delante de la sala de las reuniones del hotel Ebla Cham.

Según el secretario general, pese a la ausencia del estado libanés, la crisis de este país estará presente en las conversaciones de los próximos días a través de la llamada "iniciativa árabe" propuesta por la Liga en enero.

Esta iniciativa propone la elección inmediata de un presidente, la formación de un Gobierno de unidad nacional y la reforma de la actual ley electoral.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, cuyo país es acusado por Occidente de obstaculizar la solución a la crisis libanesa, consideró en declaraciones a los periodistas que "Líbano ha perdido una oportunidad de oro para tratar su crisis y las relaciones con Siria" durante la cumbre.

Algunos observadores en Damasco consideraron que esas palabras de Mualem indican que la crisis libanesa ya no encabezará los asuntos que se tratarán durante la cumbre, tal como quería Damasco.

Mualem insistió, además, en que la solución de la crisis libanesa está en las manos de los propios libaneses, que tienen que dialogar entre ellos.

El responsable sirio acusó, asimismo, a Estados Unidos de "querer dividir al mundo árabe entre países moderados y no moderados, mientras la cumbre de Damasco trabaja para apoyar la solidaridad árabe".

Mualem sí citó a Arabia Saudí y Egipto -principales apoyos en el mundo árabe a la mayoría parlamentaria libanesa- como dos países que "que deben cooperar más que otros para resolver la crisis libanesa basándose en la iniciativa árabe".

En cuanto a la participación de Jordania (el tercero de los llamados "árabes moderados") en el encuentro, que todavía no ha sido anunciada en Amán, Mualem se negó a hacer pronósticos.

Fuentes de la delegación jordana, que participó hoy en la reunión de ministros de Economía no descartaron la posibilidad de que el rey Abdalá II de Jordania asista, al menos a la sesión inaugural de la Cumbre, dada la importancia de los intereses comunes jordano-sirios, principalmente económicos y en el tema del agua.

Frente a los países árabes moderados que apoyan al gobierno libanés de Fuad Siniora, Siria ha invitado a Damasco a uno de sus aliados internacionales más distinguidos en su respaldo a los rivales de Siniora, el grupo chií Hizbulá.