Público
Público

El avión de Air France pudo sufrir una caída libre

Volaba más bajo de lo previsto y emitió seis mensajes de alerta en cuatro minutos que indican una bajada de presión en la cabina

PÚBLICO.ES

El avión de Air France con 228 personas a bordo que desapareció en medio del Atlántico pudo precipitarse al océano en picado. Este dato se desprende de la cadena de mensajes de alerta que informaban de fallos en los equipos, emitidos por la aeronave en apenas cuatro minutos, antes de su desaparición. El último, enviado a las 4.14 (hora española), registró un aumento de la velocidad vertical de la cabina, lo que podría indicar que el avión sufrió una caída libre.

El avión emitió, al menos, seis mensajes de alerta, según el diario brasileño Jornal da Tarde, que cita una fuente anónima de Air France, cuyos empleados participaron este miércoles en un sentido homenaje a las víctimas en la catedral parisina de Notre Dame.

En ellos se señalan pérdidas en el sistema de referencia Adiru (que proporciona al piloto información sobre la altura y la velocidad), un fallo eléctrico en el ordenador principal e intentos de corrección de los parámetros electrónicos, que entraron en un 'fallo generalizado'. Asimismo, una línea eléctrica secundaria habría asumido el control del fly-by-wire, que es la red de cables eléctricos que envía señales para mover los comandos del avión.

Además de las alertas automáticas, en el mismo horario el comandante del avión avisó que atravesaba una fuerte turbulencia, cortes de viento y nubes negras de lluvia cargadas de electricidad. Existe también un reporte sobre una desconexión del piloto automático, pero se desconoce si eso sucedió por el fallo generalizado o se efectuó manualmente por la tripulación para eludir la turbulencia.

Esta información de Jornal da Tarde sólo es accesible para suscriptores, pero el reportaje puede ser leído en la edición digital del Estado de Sao Paulo, perteneciente al mismo grupo de comunicación.

Folha de Sao Paulo, que también se hace eco de la posibilidad de que el avión sufriese una caída libre, apunta que el origen de esta información es la revista digital Aviation Herald, especializada en accidentes aéreos. Según ésta, 'fuentes de Air France comunicaron que el mensaje automático no sólo informaba de un cortocircuito eléctrico, sino también de una pérdida de presión en la cabina'.

El ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, destacó, a su vez, que la presencia del combustible 'excluía' la posibilidad de un incendio o explosión, porque 'sino no habríamos encontrado manchas de fuel'.

Por otra parte, el diario paulistano también señala que el plan de vuelo preveía que el Airbus 330-200 debía subir de 10.700 metros a 11.300 metros después de pasar por el punto virtual Intol, a 565 kilómetros al norte de la ciudad brasileña de Natal. La Fuerza Aérea Brasileña incluso recomendó, en su red meteorológica en Internet, subir hasta los 11.600 metros. Sin embargo, el avión iba a 10.700 metros, según datos de la FAB.

Los pilotos se ven obligados en muchas ocasiones a alterar su ruta por el mal tiempo, turbulencias o porque vuelos diferentes tienen planes que coinciden, indica Folha, quien señala que la investigación permitirá comprobar si la altura fue un elemento determinante en el accidente. La búsqueda de los restos de la aeronave continúa tras el hallazgo de una pieza de siete metros que formaría parte del fuselaje y la localización de una gran mancha de combustible en el océano.

El accidente del Air France pudo haber sido causado por un fallo en el ordenador principal del Airbus A330-200, según Hans Weber, miembro del Comité de Seguridad de Aeronaves de la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos. Según él, las turbulencias que sacudieron el avión el domingo por la noche en medio del Atlántico, cuando volaba entre Río y París, no son por sí solas la causa del accidente.

'El avión estaba en el aire enfrentando una turbulencia, pero el avión es proyectado para soportar las peores turbulencias posibles. Ocurrió otro problema', declaró Weber a la radio brasileña BandNews. El especialista considera que el piloto, que estaba ocupado con la turbulencia, puede haber perdido el control de la aeronave por el posible fallo del ordenador y no haya conseguido recuperarlo.

Más noticias