Público
Público

Aznar edita otro libro que niega el calentamiento

El ex ministro de Thatcher, Nigel Lawson, habla de "una simple especulación"

M. A.

Ocho meses después de publicar el polémico libro Planeta azul (no verde), del presidente checo Václav Klaus, la fundación FAES ha vuelto a editar un volumen que niega la existencia del cambio climático. La fábrica de ideas del PP, presidida por José María Aznar, presentó ayer en Madrid Una mirada fría al calentamiento global, en la que el político británico Nigel Lawson sostiene que el cambio climático es "una simple especulación" y podría, incluso, ser "una falsedad".

Lawson, que fue ministro de Energía y Economía en gobiernos de Margaret Thatcher, estuvo ayer acompañado por la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez. La política conservadora, ex ministra de Medio Ambiente con Aznar, se subió al carro del negacionismo y aseguró que el libro de Lawson es "una crítica feroz" a la "falta de rigor científico" de los fundamentos del cambio climático.

Para Rodríguez, que publicó recientemente un documento avalado por FAES en el que hablaba del "pretendido calentamiento" del planeta, el cambio climático es "una bandera tomada por la izquierda verde ante el desmoronamiento del marxismo", con el fin de acabar con el capitalismo.

"La nueva religión del calentamiento global, por muy cómoda que sea para los políticos, no es tan inofensiva como pueda parecer a simple vista. Ciertamente, cuanto más la analizamos, más se parece a un Código da Vincidel ecologismo. Es una gran historia y un éxito de ventas formidable", asegura Lawsonen su libro.

Para el ex ministro británico, artífice de los procesos de privatización del sector energético en su país, el cambio climático "contiene una pizca de verdad y una montaña de disparates, y esos disparates pueden ser realmente muy dañinos". A su juicio, "la verdad científica no se establece por mayorías", en alusión a la postura de los 2.400 investigadores del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, que consideran el calentamiento "inequívoco".