Público
Público

Ban Ki Moon pide aumentar la producción de los alimentos en un 50% para el 2030

EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido hoy aumentar la producción de alimentos en un 50% para el año 2030 y superar la crisis alimentaria mundial, durante su discurso ante la cumbre de seguridad alimentaria que comenzó hoy en Roma.

"El mundo necesita producir más comida. La producción necesita crecer en un 50% para el año 2030 con el objetivo de copar la actual demanda", dijo.

Moon también exigió pasar de las palabras a la acción y requirió un consenso mundial para la utilización de los biocombustibles, así como otras medidas con las que paliar la crisis alimentaria.

Líderes de todo el mundo iniciaron hoy en Roma la cumbre, convocada por la FAO para analizar el alza del precio de los alimentos y sus efectos sobre las poblaciones más vulnerables.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, defendió el uso de los biocombustibles frente a quienes los culpan del alza del precio de los alimentos, y responsabilizó al petróleo y el proteccionismo de la actual crisis humanitaria.

"Los biocombustibles no son el villano", dijo Lula, después de asegurar: "Veo con indignación que muchos de los dedos que apuntan contra la energía limpia de los biocombustibles están sucios de aceite y carbón".

El secretario general de la ONU calculó en unos 15.000 a 20.000 millones de dólares el esfuerzo anual que deberán llevar a cabo los países en desarrollo y los donantes.

Moon destacó que la cumbre es "una oportunidad para revisar las políticas", que deben tanto "responder inmediatamente a los altos precios" como "aumentar la seguridad alimentaria mundial".

Entre las medidas que recetó Moon para alcanzar esos objetivos destacó "el aumento de la asistencia a través de la ayuda en comida, vales o dinero" y "el ajuste del comercio y de las políticas de fiscalidad para minimizar las restricciones y las tarifas a la importación".

En un discurso ante la cumbre leído por el secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, el papa Benedicto XVI dijo hoy que el hambre y la malnutrición "son inaceptables" en un mundo que dispone de niveles de producción, recursos y conocimientos suficientes para poner final "a tal drama y a sus consecuencias".

La pobreza y la malnutrición "no son una simple fatalidad provocada por situaciones adversas", señaló el Papa en su discurso.

Aunque Benedicto XVI reconoció que luchar contra la falta de alimentos en una tarea "difícil", reiteró que "nadie puede quedarse impasible ante la llamada de aquellos que pasan hambre".

El director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, dijo que son necesarios 30.000 millones de dólares anuales para asegurar a 862 millones de pobres los alimentos para vivir.

"Es importante entender que hoy ya no es el momento de las palabras, sino que ha llegado el momento de los hechos", señaló Diouf durante su discurso en la Cumbre de seguridad alimentaria.

Los participantes en la cumbre tratan temas clave que influyen en la seguridad alimentaria en los próximos años, como el precio de las materias primas agrícolas, el cambio climático, las escasez de agua y tierras, el aumento de las necesidades energéticas y el crecimiento de la población.

Unos cincuenta jefes de Estado y de Gobierno participan en la cumbre.

Más noticias de Política y Sociedad