Público
Público

La banca española pide al BCE más de 400.000 millones

La dependencia de las entidades españolas del banco central de la eurozona se multiplica por siete en un año.

EFE

La dependencia de las entidades financieras españolas del Banco Central Europeo (BCE) sigue escalando, ante las dificultades para lograr liquidez en el mercado. Los bancos que operan en España pidieron en julio al BCE 402.185 millones de euros, que multiplica por siete las peticiones del mismo mes del año anterior y que representa un nuevo récord desde que el Banco de España proporciona estos datos, en enero de 1999. Respecto a junio, la deuda de las entidades con el banco central de la eurozona aumentan un 10%.

Las peticiones netas de los bancos españoles al BCE (la diferencia entre las peticiones de financiación y los depósitos) se elevaron a 375.549 millones de euros, el 11,3% más que en junio. Hace un año, en junio de 2011, la deuda neta de la banca española con la autoridad monetaria era de 52.053 millones de euros.

Los depósitos de los bancos españoles ante le organismo europeo, por el contrario, se redujeron en julio hasta 26.636 millones de euros desde los 27.792 de junio, aunque representan cinco veces más de lo que dejaron en custodia en julio de 2011, algo más de 5.100 millones de euros.

El conjunto de entidades que operan en la zona del euro pidieron al BCE en julio 1,23 billones de euros, el 2,5 % más que un mes antes. Las peticiones de la banca española al BCE supone el 32 % del total solicitado por las entidades, lo que triplica el peso que las entidades españolas tienen, en función de sus activos y de sus pasivos, en el conjunto de la banca europea, que es del 10 % según indican las estadísticas del balance agregado de las instituciones financieras monetarias de la zona del euro, excluidos los bancos centrales.

Durante el verano de 2010 las peticiones de las entidades financieras españolas se dispararon hasta alcanzar un máximo de 131.891 millones de euros en julio. A partir de entonces, y hasta mediados de 2011, la tendencia fue moderadamente bajista, de modo que en abril las peticiones alcanzaron un mínimo anual mensual de 42.227. Sin embargo, a partir de mayo del año pasado las crecientes dificultades de la banca española para acceder al crédito por la desconfianza de los mercados hacia la economía española y los problemas de los países periféricos del euro se han dejado notar en la dependencia de la banca española frente al BCE.

Más noticias de Política y Sociedad