Público
Público

El Banco de España exige a la banca limitar el reparto de beneficios

Recomienda que los dividendos en efectivo no excedan del 25% del beneficio, la mitad de lo que suele ser habitual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco de España ha exigido a las entidades financieras limitar el reparto de dividendos a lo largo de este ejercicio y que, 'en todo caso', el dividendo en efectivo que se abone en este año no exceda del 25% del beneficio consolidado atribuido. 'Esta exigencia es especialmente necesaria en un entorno como el actual, en el que persisten incertidumbres sobre la evolución económica, tanto en España como en el conjunto de la zona euro, así como en otros países en los que las entidades españolas despliegan su actividad', esgrime.

El organismo liderado por Luis María Linde esgrime que la política de dividendos debe estar ajustada al principio de 'cautela' y orientada a asegurar un nivel adecuado de capitalización.

Según ha informado el supervisor en un comunicado, esta recomendación se ha trasladado a las asociaciones profesionales del sector (AEB y CECA) en una carta remitida este mismo jueves. La limitación tendrá en cuenta las 'circunstancias' de cada entidad. La misiva se ha remitido por parte la Dirección General de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España.

Además de los pagos en efectivo, el supervisor también recuerda que las políticas de distribución de dividendos de las entidades deben considerar los que realizan mediante la entrega de acciones. Si la entidad utiliza esta alternativa de manera recurrente, y no se trata pues de una situación temporal o transitoria, el Banco de España aconseja que el dividendo total por acción se ajuste 'razonablemente', con el fin de adaptarse al crecimiento de las acciones en circulación y a la evolución de los beneficios.

Un portavoz del Banco de España aclaró que las limitaciones no afectan en modo alguno al dividendo en acciones.

El organismo resalta que el sistema bancario español ha acometido 'avances decisivos' en su proceso de reestructuración, de acuerdo con las previsiones del Memorando de Entendimiento suscrito el 20 de julio de 2012 por las autoridades españolas y europeas. En 2012 se aprobó un nuevo régimen de provisiones más exigente y se fijó un nuevo coeficiente de solvencia, del 9%, que sólo puede cubrirse con recursos propios de la máxima calidad. Para el Banco de España, estos pasos, junto a los nuevos criterios sobre préstamos refinanciados y las medidas particulares de cada entidad, han reforzado los balances y garantizan unos niveles de solvencia 'adecuados' frente a los riesgos asumidos.

Normalmente, el pay-out o porcentaje del beneficio que la banca destina a pagar dividendos se suele situar en torno al 50% a nivel consolidado, pero el elevado nivel de provisiones ha hecho que cayeran mucho los beneficios y en cambio el pay-out subiera por encima de esos niveles. Cada vez es más frecuente que otras empresas recurran a complementar el pago de dividendos en efectivo con la entrega de acciones como una forma de reforzar su solvencia.

Más noticias en Política y Sociedad