Público
Público

Bancos y hoteles aprietan las tuercas a Díaz Ferrán

Marsans negocia un acuerdo urgente con la banca. Busca el apoyo financiero del ICO. Algunas cadenas hoteleras le piden pago anticipado

V. ZAFRA / S. R. ARENES

La situación financiera de Marsans es delicada. La agencia de viajes propiedad del presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual, necesita urgentemente liquidez y un aplazamiento del pago de sus deudas con la banca, que superan los 160 millones de euros, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, al cierre de febrero de 2008. Sólo así conseguirá alejar la sombra del concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) que planea sobre la empresa desde que la aerolínea del grupo, Air Comet, comenzó a tener problemas y que se acrecentó cuando paralizó su actividad el 22 de diciembre pasado, aseguraron a Público fuentes financieras.

Para intentar salvar esta situación, Díaz Ferrán y su socio convocaron a una reunión a sus principales bancos acreedores en los últimos días del año para pedirles que le permitan aplazar el pago de todas sus deudas y le concedan nueva liquidez (unos 60 millones de euros) con la que seguir operando con normalidad durante la nueva campaña turística.

Marsans da por perdidos los 143 millones que inyectó a Air Comet

Fuentes financieras conocedoras de la realidad de Marsans aseguraron que "la situación de la compañía es complicada" y "no pinta bien" y añadieron que para sacar adelante la negociación es necesario que Díaz Ferrán y Pascual presenten nuevas garantías, bien personales o hipotecarias o de ambas modalidades. No obstante, reconocieron que harán todo lo posible para evitar que acabe en concurso de acreedores, porque lo que interesa a la banca es cobrar sus deudas.

Lo más complicado es la entrega de dinero nuevo (los 60 millones). Ya resulta bastante difícil aceptar el retraso de los pagos de las deudas actuales y las entidades son reticentes a aceptar nuevos riesgos.

Una de las vías que está intentando Marsans es acudir al ICO, precisamente la entidad pública a la que Díaz Ferrán culpó en parte de la caída de Air Comet por no haberle prestado la financiación que había pedido. Según fuentes de la compañía, la agencia de viajes intenta que parte de la renegociación de los 60 millones se cubra a través de líneas del ICO.

El propio Díaz Ferrán señaló a Público que "buscamos la solución" para renegociar esos 60 millones que asegura que corresponden al crédito habitual de inicio de año para afrontar la campaña turística de Marsans. Pero reconoció que "será más difícil" que en ejercicios pasados, consciente de las dificultades de su grupo de empresas.

Sorprendentemente, el presidente de la CEOE no considera que las sombras que planean sobre Marsans puedan salpicar aún más su imagen de mala gestión empresarial. En conversación con este diario, insistió en que "Marsans lo lleva Gonzalo" [Pascual], que es el presidente de la compañía pero también el socio con el que comparte todas las empresas del complejo entramado turístico y de transporte creado en 40 años gracias a privatizaciones y concesiones logradas de los gobiernos central y autonómico. "De Marsans no me he ocupado nunca", remachó.

El grupo necesita refinanciar 60 millones de su deuda pendiente

La deuda acumulada de Marsans supera los 400 millones de euros, incluyendo la que debe a la banca y la que debe a otras empresas del grupo de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual. Dentro de esta cantidad, figuran los 143 millones que han inyectado los empresarios a través de Marsans para el salvamento fallido de Air Comet, que paró su actividad el pasado 22 de diciembre y tiene tres meses para llegar a un acuerdo de pago con sus acreedores antes de presentar suspensión de pagos. Esos 143 millones, Marsans "ya los ha perdido", asume Díaz Ferrán.

La caída de Air Comet ha salpicado a la agencia de viajes, el pulmón financiero del grupo empresarial del presidente y de uno de los vicepresidentes de la CEOE. Algunas cadenas hoteleras, como NH o Barceló, están exigiendo desde hace unos días a Marsans que pague por anticipado las estancias en sus establecimientos que venda a través de su red. En un caso, la agencia de viajes había perdido hace unos meses la garantía que cubre el pago diferido y que aporta una aseguradora.

Esto supone una dificultad que Gonzalo Pascual no desmintió y que, según aseguró a este diario, representa "cifras ridículas" para el grupo, ya que "tenemos distintos proveedores".

La banca ve difícil dar más crédito a Marsans y le pide nuevas garantías

Al margen de las declaraciones, las últimas cuentas de la agencia de viajes, con cierrede febrero de 2008, reflejan que los ingresos de la venta de estancias en hoteles sólo representaron el 6,4% de la facturación total, frente al 38,4% que le aportaron el transporte aéreo, marítimo y terrestre. Además, para dar estancia a sus clientes Marsans podría recurrir a los hoteles de otra filial del grupo, Hotetur, y al resto de cadenas, también medianas y pequeñas, que no le han cerrado la venta a crédito.

En cuanto a los billetes aéreos, según varias fuentes consultadas, de momento, no registra ningún problema porque se gestionan a través del sistema de reservas Amadeus y cuenta con un fondo de garantía del que cobran las aerolíneas por anticipado. Tampoco se detectan problemas en el funcionamiento de Marsans como mayorista de viajes (vende a otras agencias). "No estamos teniendo ningún tipo de queja", señala Rafael Gallego Nadal, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes (FEAAV).

109 millones en créditos

Marsans tenía concedidos 109 millones en créditos a empresas del grupo, asociadas y vinculadas a febrero de 2008, según su último balance oficial. Ha financiado a muchas de las empresas del grupo de Díaz Ferrán y Pascual. Como muestra del entramado creado en el que las sociedades se prestan unas a otras (en cantidades mayores que las que piden prestadas a la banca, lo que no es muy habitual), Marsans también debía otros 69 millones a compañías ligadas al grupo.

Primera agencia de viajes

La facturación actual de Marsans ronda los 1.450 millones, con una caída en torno al 10%, según los últimos datos que dan fuentes de la empresa, que puntualiza que otras competidoras han ingresado más de un 20% menos. Tiene un beneficio de explotación de 20 a 30 millones. Es la primera agencia de viajes del país y cuenta con más de 4.000 empleados y 27 filiales.

Más noticias de Política y Sociedad