Público
Público

Bankia busca "fórmulas alternativas" para recortar su plantilla en 6.000 empleados

El ajuste presentado a Bruselas afecta al 28% de la plantilla. Además, los tenedores de preferentes perderán el 40% de su inversión. El grupo recibirá otros 13.500 millones de euros en ayudas públicas antes de final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nacionalizada Bankia presentó este miércoles en una multitudinaria rueda de prensa en Madrid su plan estratégico hasta 2015. José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad, aseguró que este plan 'va a conducir a Bankia a ser una franquicia sólida, rentable y estable'. Goirigolzarri también anunció que el banco estará totalmente recapitalizado antes de finales de este año y que volverá a tener beneficios en 2013. En el horizonte está 2015, año en el que la entidad espera ganar 1.200 millones. En 2012 las pérdidas rondarán los 19.000 millones de euros. 

¿Cómo puede Bankia ese vuelco en apenas tres años? Con ayudas públicas para recapitalizarse. La recapitalización del grupo BFA-Bankia será de 24.700 millones de euros. En cuanto a Bankia, sus necesidades son parte de las del conjunto del Grupo BFA. En su caso, se estiman en 15.500 millones de euros, de los que hasta 4.800 millones provendrán del canje de instrumentos híbridos y 10.700 millones deberán ser aportados por los accionistas. La ampliación de capital en Bankia está totalmente garantizada por BFA.

Goirigolzarri no negó la importancia de las ayudas públicas en todo ese camino hacia el saneamiento, pero quiso dejar claro que el volumen de ayudas sobre el total de activos de Bankia es 'muy inferior' al de otras entidades nacionalizadas. Goirigolzarri pretende devolver ese dinero público, al menos darle rentabilidad, 'para que el contribuyente gane dinero con Bankia'.

Las necesidades de capital de Bankia destapadas por Oliver Wyman, se cifraban en hasta 24.700 millones de euros, pero la entidad ha explicado que este déficit se aminorará por la transferencia de activos a la Sareb, que reduce en 200 millones el déficit de recursos propios, y el canje de instrumentos híbridos (participaciones preferentes y deuda subordinada), que puede generar hasta 6.500 millones de euros de capital en el grupo.

Así pues, las necesidades de inyección de dinero público en BFA-Bankia alcanzarán los 17.959 millones de euros. Tras el anticipo de 4.500 millones realizado por el FROB el pasado 12 de septiembre, la aportación pendiente de realizar por fondos públicos es de 13.459 millones de euros.

'Tenemos un camino complejo hacia la rentabilidad', dijo Goirigolzarri. Y en ese camino hay varios jalones. En este viaje, Bankia prevé reducir su balance un 20%. Sin embargo, la UE,  tras aprobar al reestructuración bancaria, exige a las cajas y bancos nacionalizados que reduzcan su negocio un 60%. Bankia se deshará a través del Sareb, el llamado banco malo, de los activos más tóxicos, los inmobiliarios. 'Nuestra presencia en el sector inmobiliario va a ser escasísima'.

Bankia también se deshará de las participadas: en los próximos tres años pondrá en marcha un plan de desinversiones que provocará la salida del banco del accionariado de la aseguradora Mapfre y del holding de aerolíneas IAG, en el que está incluido Iberia. Bankia busca hacer desinversiones en participaciones industriales por 8.100 millones de euros, de los cuales 5.400 millones de euros son entidades cotizadas como IAG o Mapfre. El director general de Bankia, Jordi Sevilla, dijo que la exposición de la entidad en deuda pública bajará hasta los 30.000 millones de euros desde los 40.000 millones de euros actuales como consecuencia de las condiciones de reestructuración impuestas por Bruselas.

Goirigolzarri anunció que el negocio del banco se va a centrar en las empresas, pymes principalmente, y particulares.  

Las ayudas no salen gratis: habrá condiciones para recibir el dinero del rescate bancario —'limitaciones', lo llamó Gorigolzarri—: el banco tendrá que reducir su plantilla en un 28% y cerrar un tercio, unas 1.100, de sus sucursales; aplicará una quita del 39% de las participaciones preferentes en manos de los pequeños inversores; tendrá un techo para dar crédito y no hará reparto de dividendos hasta 2014.  Con estas quitas, Bankia espera obtener 6.500 millones de euros en capital

Sobre el cierre de sucursales, que será del 39% entre 2012 y 2015, y la reducción de la plantilla, Gorigolzarri se negó a hablar de despidos. 'Estamos buscando fórmulas alternativas. Los despidos van a estar claramente por debajo de los 6.000'. Entre esas fórmulas y citó el outsourcing, sin precisar más. Una forma como otra cualquiera de buscar una salida a una situación que es inamovible: en 2015 habrá 6.000 empleados . Esta tarde la cúpula de Bankia se reunirá con los sindicatos para informarles de sus pretensiones y empezar a buscar 'un consenso', según Gorigolzarri. 

La segunda limitación, la de las preferentes, es la más polémica. Bankia sólo pagará el 61% del valor nominal de las participaciones preferentes (habrá una quita del 39%) como precio de canje por acciones de Bankia, una acción que desde hace meses cotiza por los suelos. En otros títulos, como las subordinadas, — los llamados títulos híbridos por ser una mezcla de bono y deuda—, el banco pagará hasta hasta el 86% del valor nominal. Pero todo queda a expensas de la autorización de Bruselas. 

En cuanto al crédito, pese a todo, Bankia prevé 52.000 millones de nuevo crédito hasta 2015, de los que el 84% se destinará a nuevas empresas y particulares. Nada de crédito promotor, nada de volver a las andadas. 

La entidad estima generar 28.800 millones de euros de liquidez en los tres años de vigencia del plan, que cubren con holgura los vencimientos del periodo 2013-2015. En cuanto a la solvencia, la generación de beneficios en el periodo, junto a la reducción de los activos ponderados por riesgo, permitirán al grupo BFA generar un exceso de capital sobre el mínimo regulatorio (9% core capital) de 5.400 millones de euros, al tener un ratio de capital superior al 14,5%.