Público
Público

BBVA redujo un 36% sus beneficios hasta marzo

El banco prevé que su tasa de morosidad alcance el 4,5%

 

VIRGINIA ZAFRA

Las entidades financieras españolas llevaban meses avisando de que 2009 iba a ser un año muy difícil para el negocio bancario en España y que las provisiones para cubrir los impagos iban a castigar las cuentas. Dicho y hecho. Los beneficios de BBVA en el primer trimestre del año son una muestra de lo que está sucediendo en el sistema financiero nacional.

El banco presidido por Francisco González redujo sus beneficios un 36,6%, hasta 1.238 millones de euros. La caída se debe en buena parte a la ausencia de las plusvalías conseguidas el año pasado con la venta de Bradesco, pero, si se excluye esa operación, resulta todavía un descenso del 14,2% en las ganancias que se justifica en buena medida por el aumento de las dotaciones para cubrir la morosidad.

En el resto del año, esa cifra podría ir a peor, porque la ventaja que ha tenido en el primer trimestre por la bajada de tipos de interés acabará por perjudicar a final de año. Y la morosidad no ayudará tampoco. BBVA, que cerró el primer trimestre en el 2,8%, calcula que terminará el año entre el 4% y el 4,5%, lo que supondría duplicar la del cierre del ejercicio pasado.

Pese al crecimiento de los impagos, el consejero delegado del grupo, José Ignacio Goirigolzarri, destacó ayer que el sistema financiero español "no tiene nada que ver" con otros, como el estadounidense, y superaría sin problemas un test de estrés como el que están realizando a los principales bancos americanos.

No al fondo de rescate

El ejecutivo se mostró convencido de que los bancos españoles tienen capital (fortaleza) suficiente para afrontar la crisis y no necesitan que el Estado les inyecte dinero y entre en su capital, como podría estar considerando el Gobierno a petición de las cajas de ahorros. La reestructuración del sistema financiero español debería conducirla el Banco de España y su instrumento debería ser el Fondo de Garantía de Depósitos en lugar de un fondo de rescate dotado con dinero público, defendió. En la banca prefieren que las cajas se reorganicen con fusiones. Precisamente, Caja Duero reconoció ayer que se ha puesto en contacto con Caja España para acometer su unión.

En todo caso, Goirigolzarri insistió ayer en que lo que necesita el sistema financiero es que la economía nacional salga de la crisis y lo haga fortalecida. Para ello, recomendó al Gobierno que adopte medidas e impulse reformas, y que lo haga con el consenso de las fuerzas políticas y sociales.

Por otra parte, Deutsche Bank anunció ayer ganancias, después de haber registrado en 2008 sus primeras pérdidas anuales en 50 años. La entidad ganó 1.200 millones de euros en el primer trimestre, frente a los 141 millones perdidos en el mismo periodo de 2009.

 

Más noticias de Política y Sociedad