Público
Público

El BCE apacigua las tensiones en los mercados

Bruselas niega que esté debatiendo un posible rescate de Portugal

PILAR BLÁZQUEZ

Los rumores de que Francia y Alemania presionaban a Portugal a pedir ayuda a la Unión Europea llevaron al índice PSI 20, el más importante de la bolsa lusa, a perder un 1,60%. El contagio arrastró al Ibex 35 español hasta los 9.437 puntos, tras perder un 1,29%. Las caídas en los mercados pudieron ser mucho peores, pero el comentario de los operadores de que el Banco Central Europeo estuvo comprando bonos de los países de la periferia del euro trajo la tranquilidad.

La tensión de los primeros días del año habría obligado a la autoridad monetaria a apretar el acelerador en la compra de deuda pública después de que, según informó ayer el BCE, las compras de títulos fueran en la última semana de sólo 113 millones de euros, el volumen más bajo desde octubre.

La posible intervención del BCE de ayer apaciguó la tensión en los mercados y gracias a ello, la rentabilidad de los bonos portugueses cerró por debajo del máximo histórico que había llegado a marcar al comienzo de la jornada (el 7,10%). También el interés de la deuda española a 10 años se colocó en su nivel más alto de la década, el 5,54%, y se situó a 267 puntos porcentuales básicos de la deuda alemana.

Las bolsas portuguesa y española no fueron tampoco las que marcaron los mayores retrocesos en Europa. Ese dudoso honor lo ostentó ayer el mercado belga, que perdió un 1,92%, muestra de que las tensiones se están contagiando al resto de la UE; aunque en este caso también pesan los problemas políticos internos del país, sin Gobierno desde hace ocho meses.

A pesar de que desde Bruselas insistieron en negar que se esté negociando alguna ayuda para Portugal, las negativas oficiales no convencen a nadie. La experiencia de Grecia e Irlanda indica que, cuando la Eurozona pone en marcha un rescate, su anuncio llega en el último minuto. "Es un asunto sensible", admitió una fuente de la Comisión, que recordó que los rumores de rescate pueden provenir de los propios especuladores en vísperas de la emisión de deuda por parte de un país, informa desde Bruselas Daniel Basteiro.

Portugal espera colocar mañana 1.250 millones de euros y España lanzará el jueves una emisión de hasta 3.000 millones en bonos a cinco años.

"En cualquier caso, lo más probable es que tanto Portugal como Bélgica tengan que ser rescatadas durante el primer trimestre", aseguró ayer Christian Tegllund, jefe de estrategia de Saxo Bank. El escenario previsto para España por esta entidad financiera es algo más halagüeño. "España es demasiado grande para ser rescatada, por lo que si es necesaria deberá establecerse un mecanismo de ayuda bilateral por parte de Alemania e incluso Francia", comenta Tegllund.

Más noticias de Política y Sociedad