Público
Público

El BCE y los socios del euro perfilan un plan para salvar a España

  • Según 'Le Monde', se activarán los fondos europeos para comprar deuda
  • El plan se dirigiría a rebajar el interés de la prima de Madrid y Roma
  • El BCE actuaría en el mercado secundario

PÚBLICO

El Banco Central Europeo (BCE) está preparando un plan concertado con los Estados de la zona euro para conseguir evitar el descalabro de España e Italia, según informa el diario francés Le Monde. Sin embargo, todo podría depender de que Mariano Rajoy acepte la debilidad de nuestra economía y solicite formalmente ayuda. A juzgar por las palabras este viernes, Soraya Sáenz de Santamaría, parece casi imposible. La vicepresidenta negó tajantemente no solo que vaya a haber un rescate total, sino el recurso español a los fondos europeos.

Dicho plan, del que se desconocen aún los pormenores, estaría centrado en una compra masiva de deuda española e italiana de manera que tanto Madrid como Roma puedan obtener mejores intereses que los actuales para financiarse. 

Según Le Monde, una primera fase del plan concertado pasaría por accionar inmediatamente el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef) o el que será su sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) a partir de septiembre, con el fin de comprar la deuda que emitan ambos países en el mercado primario.

Esto explicaría las palabras de Mario Draghi ayer en Londres ('Haremos todo lo que esté en nuestra mano para proteger al euro') y cuadraría a la perfección con la idea que sugirió el jueves en una entrevista a Bloomberg el gobernador del Banco de Austria y consejero del BCE, Ewald Nowotny. 

Nowotny dijo que si se le concediera una ficha bancaria al Mede, el BCE podría concederle préstamos para reforzar su fondo -estimado en 500.000 millones de euros- y así recapitalizar la banca en apuros directamente sin pasar por los Estados o, incluso, comprar deuda soberana. Al tiempo, el BCE reactivaría la compra de obligaciones en el mercado secundario -en el que se compra y vende las obligaciones ya emitidas para evitar que aumenten los tipos-. 'El BCE no actuará si no lo hacen los Gobiernos: solo reaccionará si están listos para accionar el fondo de seguridad', dijo una fuente europea al diario.

Sin embargo, no todo parece tan sencillo. Según Le Monde, para que se ponga en marcha este programa, Bruselas quiere que el Gobierno español solicite de manera oficial ayuda a los fondos europeos. Esto conllevaría, sin ningún tipo de duda, un grado de intervención mayor al que ya está sometida España después del rescate bancario.

Si Rajoy pidiera la ayuda de los fondos europeos, será inevitable la visita de los famosos 'hombres de negro', que se encargarían de supervisar que el Ejecutivo cumpla con los recortes, los objetivos de déficit y las reformas ya pactadas.

Un ejemplo del problema del que habla Le Monde sobre la voluntad de España de pedir ayuda oficial son las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

'No va a haber rescate, ni el rescate es una opción', respondió Sáenz de Santamaría a las preguntas de los periodistas sobre los últimos rumores.

Esta misma mañana la agencia Reuters lanzaba un teletipo en el que citaba fuentes del Gobierno alemán que aseguran que el ministro de Economía, Luis de Guindos, comunicó el pasado miércoles a su homólogo, Wolfgang Schäuble en una reunión en Berlín, que España necesitaría 300.000 millones de euros para ser rescatada si el interés de la prima de riesgo continuaba en los niveles actuales.

Esa información, que fue desmentida por Sáenz de Santamaría, coincidía con lo publicado esta semana en el diario The Guardian que daba por hecho el rescate español y también cifraba el coste total en 300.000 millones de euros. Pero la vicepresidenta no se quedó solo ahí y en un corrillo con periodistas tras la rueda de prensa aseguró que 'España tampoco va a recurrir a los fondos europeos' informa Juanma Romero.

Los problemas pueden venir también de los países del norte -Alemania, Holanda y Finlandia principalmente- ya que podrían negarse, al considerar que el BCE estaría financiando a los Estados, algo que va en contra de los tratados.

Los contactos entre los líderes europeos se han multiplicado en los últimos días, lo que parece ser el preludio de algún tipo de anuncio que pueda cambiar el rumbo de la moneda única.

La canciller alemana, Angela Merkel, mantuvo una conversación telefónica con el presidente francés, François Hollande, para analizar la situación. 'Alemania y Francia están profundamente comprometidas con la integridad de la zona euro. Están decididas a hacer cualquier cosa para proteger la zona euro', dijeron en una nota conjunta ambos líderes.

La semana pasada se supo que el primer ministro italiano, Mario Monti, se entrevistaría con Rajoy en Madrid el próximo dos de agosto. Monti también se reunirá en Francia el próximo lunes con Hollande según confirmaron fuentes de Palazzo Chigi. Además, hoy el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, recibió en Roma a Draghi.

Por otra parte, Wolfgang Schäuble, el ministro de Economía alemán, valoró positivamente las palabras de Draghi el jueves en un comunicado. La nota de Schäuble llegaba tan solo unas horas después de que un portavoz del Banco Central de Alemania (Bundesbank) avisara de que la compra de deuda soberana por parte del BCE es una opción que 'crea falsas expectativas' sobre los países de la eurozona.

Más noticias