Público
Público

Los bebés alimentados con fórmula de soja crecen tan bien como el resto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los bebés de 1 año alimentadoscon leche materna, fórmula común o fórmula de soja tendrían undesarrollo mental similar, según revela un estudio publicado enla revista Pediatrics.

"Los padres que alimentan a sus bebés con fórmula, ya sea desoja o leche de vaca, no deberían preocuparse por los efectosadversos", indicó el autor principal Thomas M. Badger, profesorde la University of Arkansas for Medical Sciences, en LittleRock.

En general, los expertos recomiendan la lactancia maternacomo la mejor fuente nutritiva para los bebés. Entidades como laAcademia Estadounidense de Pediatría (AAP, por su nombre eninglés) aconsejan amamantar exclusivamente a los hijos duranteseis meses y, luego, sumar alimentos sólidos durante por lomenos el primer año de vida.

Pero eso no siempre es posible para las mujeres. De hecho,estudios de Estados Unidos demuestran que la alimentación de dostercios de los bebés comienza con la lactancia materna, pero lamayoría de los padres comienzan a utilizar fórmula en losprimeros seis meses de vida de sus hijos.

Y Badger, que también dirige el Centro de Nutrición Infantilde Arkansas, consideró que los padres "no deberían sentirseculpables por utilizar fórmula".

El equipo de Badger siguió a 131 bebés alimentados sólo conleche materna durante por lo menos seis meses; a 131 bebésalimentados con fórmula de leche de vaca en los dos primerosmeses de vida, y a 129 bebés alimentados con fórmula de soja.

Cada tres meses, durante el primer año, el equipo les hizotest estandarizados del lenguaje y otras características deldesarrollo. Al final del estudio, los resultados promedio fueronsimilares en los tres grupos, y todos estaban dentro del rangonormal.

Los bebés alimentados con leche materna tuvieron "una leveventaja potencial", pero se desconoce si esa diferencia numéricaharía alguna diferencia en la vida real.

Por ahora, la AAP considera a las fórmulas de leche vacunala segunda opción después de la leche materna; la leche de sojasería la tercera opción.

Esto es en parte porque las fórmulas de leche vacuna son másantiguas que las de soja y no están asociadas con efectosadversos, según explicó Badger.

Con las formulas de soja, en cambio, existe la preocupaciónteórica de que ciertas sustancias vegetales de la soja podríaser dañinas para el desarrollo infantil.

Pero el autor aclaró que eso surge principalmente de ensayosde laboratorio en los que animales recibieron altas dosis deesas sustancias purificadas del poroto de soja.

Badger integra el consejo científico asesor del Instituto deNutrición de la Soja, una organización que financia laindustria. El Departamento de Agricultura de Estados Unidosfinanció el estudio.

El autor comentó que el equipo continuará el seguimiento dela cohorte hasta que los niños cumplan los 6 años de edad, paradeterminar si existen efectos en el largo plazo asociados con lafórmula de soja.

"En cinco años, finalizaremos el estudio y sabremos muchomás sobre los efectos en el largo plazo", concluyó Badger.

FUENTE: Pediatrics, online 28 de mayo del 2012