Público
Público

Beitia, quinta, sigue reñida con la medalla al aire libre

EFE

La atleta cántabra Ruth Beitia consiguió su mejor resultado en unos grandes campeonatos, quinta en la final de altura con 1,99, pero sigue sin aprobar su asignatura pendiente, la medalla al aire libre.

Beitia (Santander, 01.04.79) ha ganado una medalla mundial (de bronce) y tres europeas (dos de plata y una de bronce), pero siempre en pista cubierta.

Con el estadio por primera vez en seis jornadas lleno para ver a Ariane Friedrich, Beitia empezó a saltar en 1,87 y no dejó sin saltar ninguna altura. Continuó en 1,92 y luego pasó 1,96, siempre a la primera. Sus primeros fallos se produjeron en 1,99, pero a la tercera superó el listón. Por megafonía sonó en su honor el "Que viva España".

Los 2,02 metros, exactamente su récord de España, se le resistieron a Ruth Beitia.

Su séptimo puesto de los Juegos de Pekín, en los que había depositado grandes esperanzas, la dejó "tocadilla", pero salió del bache anímico gracias a sus buenos resultados en la campaña invernal (plata en los Europeos en sala), en la que ha llegado a coquetear con el pentatlon.

Beitia aseguraba que este año ha mejorado en el aspecto muscular y también en el psicológico, y sólo se confesaba inferior a las dos grandes, la alemana Ariane Friedrich y la croata Blanka Vlasic.

Tercera en la lista mundial del año con una marca de 2,01, a un centímetro de su récord nacional, la discípula de Ramón Torralbo no había logrado pasar del sexto puesto en unos campeonatos del mundo, y los de Berlín han sido los cuartos para ella.

Antes de la final, por más que dijera que "las medallas no tienen puesto el nombre por detrás", reconoció que estaba en otra guerra, la que se iba a librar por la medalla de bronce, y anticipó que el tercer metal costaría 2,02 (su récord de España) o incluso 2,03.

Más noticias de Política y Sociedad