Público
Público

Benedicto XVI finaliza su visita a Australia y regresa al Vaticano

EFE

El Papa Benedicto XVI finalizó hoy su visita a Australia y emprendió regreso al Vaticano, tras haber clausurado ayer la Jornada Mundial de la Juventud y designado a Madrid como la ciudad que organizará el evento en 2011.

El primer ministro australiano, Kevin Rudd, despidió en el aeropuerto al pontífice tras agradecer éste último el trabajo de los cientos de voluntarios que se habían reunido en el Parque del Domain, en el centro de Sídney, para ver por última vez al Santo Padre.

Benedicto XVI les recordó que "los actos de los Apóstoles nos dicen que es más enaltecido dar que recibir".

En la última jornada de su visita oficial a Australia, el Santo Padre recibió también a cuatro víctimas de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes australianos.

Antes de partir, Benedicto XVI ofició una misa en la capilla de la Catedral de Santa María en el centro de la ciudad, a la que asistió el arzobispo católico de Sídney, cardenal George Pell, y al término del rito, el Papa habló con dos hombres y dos mujeres víctimas, escuchó sus casos y les consoló, asegurándoles su cercanía espiritual.

Tras pedir perdón públicamente por estos hechos en nombre de la Iglesia Católica, días atrás, Benedicto XVI les prometió hoy que rezará por ellos, por sus familias y por todas las víctimas, y la reunión, según el Vaticano, se desarrolló en un clima de respeto y con una fuerte emoción.

Durante la Jornada Mundial de la Juventud, el pontífice recordó a los jóvenes católicos la importancia de proteger el medio ambiente, exigió la renovación espiritual a la Iglesia y al mundo y designó a Madrid como la ciudad que acogerá la próxima cita en 2011.

Más noticias de Política y Sociedad