Público
Público

Berlusconi estudia que la policía impida "la ocupación de escuelas"

EFE

El presidente del Consejo de Ministros italiano, Silvio Berlusconi, aseguró hoy que considera una intervención de las fuerzas de seguridad para impedir que las protestas estudiantiles acaben en una "ocupación de universidades y escuelas", que no permita estudiar a quien quiera hacerlo.

"Lanzo un aviso claro a navegantes. No permitiremos la ocupación de la escuela y la universidad. Son actos violentos. Convocaré hoy al ministro del Interior, Roberto Maroni, para estudiar la intervención de las fuerzas de orden público", señaló Berlusconi en una rueda de prensa en la sede del Gobierno.

El primer ministro dijo que "quien cometa delitos" durante las manifestaciones "será castigado" y recalcó que el Estado garantizará el derecho a estudiar de quienes no quieran manifestarse.

La vicepresidenta del grupo parlamentario del opositor Partido Demócrata (PD) calificó "de una gravedad inaudita usar la policía contra los estudiantes".

Berlusconi quiso además precisar algunos puntos de la reforma de la enseñanza promovida por la ministra de Educación, Mariastella Gelmini, como la supresión de 86.000 empleos, no sólo de docentes, y la introducción de la nota de conducta como requisito para aprobar.

"No se despedirá a ningún profesor. Sólo se bloquearán las renovaciones y se jubilará a quien haya alcanzado la edad", afirmó el jefe del Ejecutivo, que puntualizó además que la nota de conducta exigida para aprobar será de 5, no de 7, y que será preciso el visto bueno del Consejo Escolar para suspender por esta causa.

Además, reprochó a Gelmini, en su presencia, que haya hablado del "maestro único" en primaria, cuando será un "maestro prevalente", ya que las materias de inglés, informática, educación física y religión tendrán docentes diferentes.

Sobre la propuesta del partido federalista con tintes xenófobos Liga Norte, socio de Gobierno de Berlusconi, de que los inmigrantes pasen un curso puente antes de unirse al grupo que les tocaría, el primer ministro la consideró "de sentido común" y nada racista, ya que "no se puede enseñar ninguna materia si no hablan italiano".

El jefe de Gobierno criticó además duramente a "la izquierda" por difundir supuestas "mentiras", como un recorte de 8.000 millones de euros del gasto en educación, y acusó al PD, de no hacer propuestas en el Parlamento sino en la calle, en referencia a la manifestación convocada para el próximo sábado 25 en Roma.

Berlusconi tuvo además duras palabras para varios medios de comunicación, entre ellos la televisión pública Rai y el diario milanés "Corriere della Sera", uno de los más leídos en Italia, al que calificó irónicamente de "amigo".

"La televisión pública difunde ansia y el 'Corriere della Sera' es un periódico amigo. Los medios de comunicación están divorciados de la realidad", afirmó.

Además, respondió a la pregunta de una periodista advirtiendo de que no dará un paso atrás y tendrán que habituarse a su forma de actuar: "Tenéis cuatro años y medio (el resto de la legislatura) para acostumbraros a estas cosas. No retrocederé un milímetro".

Más noticias de Política y Sociedad