Público
Público

Berlusconi y sus sesiones de maquillaje ante la patronal italiana

El primer ministro italiano no dudó en acicalarse en público, aunque hizo creer que se sonaba o se secaba el sudor con un pañuelo

HENRIQUE MARIÑO

Una performance berlusconiana es la solución perfecta para un puente tedioso o un agosto yermo de noticias. El primer ministro italiano siempre está dispuesto a brindarle a los medios un regalo para amenizar, cuando el flujo informativo escasea, sus páginas y pantallas. El último, una prueba fehaciente de su extrema coquetería. Durante un encuentro con la patronal, Silvio Berlusconi hace que se suena los mocos (o se seca el sudor), pero el pañuelo oculta la petulante realidad: una esponja con polvos de maquillaje para acicalarse antes de su intervención ante el empresariado.

Más noticias de Política y Sociedad