Público
Público

Bertolini impidió el triunfo de Lastras y Visconti mantuvo la maglia rosa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El italiano Alessandro Bertolini, del Diquigiovanni, se aprovechó de la caída en la última curva de un rival para imponerse por delante del español Pablo Lastras (Caisse D'Epargne) en la undécima etapa del Giro de Italia disputada entre Urbania y Cesena, de 199 Kilómetros, en la que Contador entró con los favoritos y el italiano Giovanni Visconti mantuvo el liderato.

El veterano Bertolini, de 36 años, invirtió un tiempo de 5h.44.22 en su primer triunfo de etapa en el Giro. Entró en solitario tras aprovechar una caída de su compatriota Fortunato Baliani (Navigare) en la última curva que perjudicó a Lastras, que tuvo que esquivar al ciclista transalpino y cruzó la meta a 6 segundos.

A continuación entraron los que habían sido los compañeros de fuga de los anteriores desde el kilómetro 40. Baliani a 20 segundos y el francés Laurent Mangel (AG2R) y otro italiano, Tiziano Dall'Antonia (Navigare) a 1.34.

El grupo principal con todos los favoritos y la maglia rosa cruzó la meta de Cesena a 3.54 del vencedor con Daniele Bennati al frente, cerrando una jornada de media montaña que resultó dura por las constantes subidas y bajadas, en la que no faltaron los ataques de los rivales de Contador, que contó con un equipo muy atento y una respuesta que volvió a intimidar a sus rivales.

La general no tuvo cambios significativos y Visconti mantuvo el liderato con 3.31 de ventaja sobre el alemán del Gerolsteiner Matthias Russ y 5.50 sobre el italiano Gabriele Bosisio. Alberto Contador salvó la jornada en el cuarto puesto a 6.59 de la maglia rosa.

La escapada que tuvo resultado final se gestó en el kilómetro 40 con el despegue del pelotón de Laurent Mangel, Pablo Lastras, Tiziano Dall'Antonia, Jussi Veikkanen y Alessandro Bertolini y Fortunato Baliani. Corredores sin peligro para la general que se entendieron a la perfección para afrontar el perfil "serrucho" de la etapa, con tres puertos, donde no faltaron caídas y la retirada del colombiano Mauricio Soler (Barloworld), el rey de la montaña del Tour de Francia.

En el Alto de San Marino (Km 68) la fuga ya contaba con más de 7 minutos de ventaja, sin respuesta en el pelotón. El paso por el Monte Carpegna, con una subida de 6 kms al 9 por ciento de pendiente media lo salvaron con 6 minutos

Detrás se produjo la fractura del grupo principal con una veintena de corredores por delante que no pilló despistado a ninguno de los favoritos, aunque fueron las caídas las que se encargaron de poner en aprietos a nombres destacados como el propio Visconti, maglia rosa, su compatriota Leonardo Piepoli o Denis Menchov, que no tuvieron mayores problemas para conectar kilómetros más tarde.

A 25 kilómetros de meta, en la subida a Monteleone, el siempre inquieto Riccardo Riccó (Saunier) intentó el despegue sin éxito, ya que se encontró con la respuesta inmediata del Astana, con Contador y Kloden al acecho, lo mismo que Di Luca.

Con la intentona fallida el grupo de cabeza fue perdiendo unidades y los perseguidores quedaron conformes a una distancia cercana a los 3 minutos. Pablo Lastras, con victorias de etapa en las tres grandes, trató el despegue, pero no pudo escapar al control de sus adversarios, que quedaron en un cuarteto formado por el español, Bertolini, Baliani y Dell'Antonia.

Este último tiró la toalla y dejó al Navigare sin su mayoría en la escapada. En el momento decisivo, justo a la entrada a la última curva, Baliani se fue al suelo cuando marchaba por delante de Lastras. El madrileño, vencedor de la Vuelta a Andalucía, evitó el accidente, pero mientras recuperaba el ritmo Bertolini ya había cogido unos metros suficientes como para celebrar en solitario, a lo grande, su estreno en la carrera rosa.

Más noticias en Política y Sociedad