Público
Público

Los betabloqueantes estarían alimentando la epidemia de obesidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los betabloqueantesinfluirían en el crecimiento de la epidemia de obesidad alreducir la capacidad del organismo de quemar calorías y grasaen el largo plazo.

Engordar es un efecto adverso conocido de esos fármacos, enespecial los más antiguos como el atenolol (Tenormin) y elmetoprolol (Lopressor, Toprol-XL). Las versiones más modernas,como carvedilol (Coreg), no aumentarían tanto el riesgo desumar kilos.

Un estudio realizado en Australia y publicado enInternational Journal of Obesity reveló que, entre más de11.400 adultos con hipertensión y/o diabetes, los pacientestratados con betabloqueantes pesaban más y tenían un perímetrode cintura mayor que el resto.

Al analizar un subgrupo de 30 pacientes con presión alta,los autores hallaron que el grupo tratado con betabloqueantesquemaba menos calorías y grasa después de las comidas. Esospacientes también hacían menos actividad física en el día adía.

Existe la sospecha de que los betabloqueantes influyen enla disminución de la actividad física porque reducen lafrecuencia cardíaca y aceleran la sensación de cansancio.

Para los autores, los resultados sugieren que losbetabloqueantes aumentarían la posibilidad de engordar porquereducen el gasto calórico.

"Nuestra hipótesis es que el uso generalizado de esosfármacos alimentaría la epidemia de obesidad", resumió eldoctor Paul Lee, del Hospital St. Vincent de Sídney y autorprincipal del estudio.

La mayoría de los participantes formaban parte de un ensayoclínico sobre los efectos de la reducción de la presión en losdiabéticos. El resto eran pacientes con diabetes o hipertensiónbajo tratamiento en el hospital.

Los pacientes tratados con betabloqueantes pesaban entre 5y 16,7 kg más que el resto, según el equipo de investigadores.

En el estudio más pequeño sobre pacientes con hipertensión,el equipo comparó el gasto de calorías y grasa en 11 personastratadas con betabloqueantes y en 19 adultos de la misma edad ypeso bajo tratamiento con distintos antihipertensivos.

El equipo observó que después de una comida, los usuariosde los betabloqueantes quemaban entre un 30 y un 50 por cientomenos calorías y grasa que los usuarios de otros fármacos.

"El uso crónico de los betabloqueantes causaría obesidad alinhibir el gasto de energía", concluyen los autores.

FUENTE: International Journal of Obesity, 2011

Más noticias en Política y Sociedad