Público
Público

Betancourt se reencuentra en Oviedo con la voz que oía en la selva

EFE

La ex candidata a la presidencia de Colombia, Ingrid Betancourt, se ha reencontrado hoy en Oviedo con el periodista colombiano Herbin Hoyos, director del programa de radio "Las voces del secuestro" que permite desde hace catorce años a los rehenes de la guerrilla oír desde la selva la voz de sus familiares.

"Qué lindo que viniste", ha dicho una emocionada Betancourt en un salón del hotel de la Reconquista al responsable de la emisión en la que su madre, Yolanda Pulecio, le hablaba en la madrugada de cada fin de semana para pedirle que resistiera su secuestro de seis años a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Hoyos ha recordado que, tras ser liberada por el Ejército colombiano, la galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia le confesó que durante su cautiverio "siempre" pensó en el suicidio, pero nunca lo intentó "gracias a la voz que escuchaba de su mamá" en el programa "Las voces del secuestro".

El periodista colombiano, que retransmitirá para su país a través de Radio Caracol la ceremonia de entrega, ha indicado que el galardón a Betancourt debe servir para trasladar a todos los secuestrados de Colombia que este premio "es también para ellos".

"Éste es un premio al valor y a la resistencia que encarna Ingrid y para los más de cuatro mil secuestrados en Colombia que se resisten a dejarse morir en la selva", ha subrayado.

Hoyos Medina se ha reunido con Betancourt acompañado por el padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz, con el que prevé iniciar una colaboración para poner en marcha en Irak, donde está presente esta organización no gubernamental, una experiencia radiofónica similar a la que se realiza en Colombia.

Según el periodista, en una primera fase la organización que lleva el nombre del programa que dirige abrirá una oficina en este país que empiece a organizar la puesta en marcha de la emisión que requiere, en primer lugar, convencer a los secuestradores de que permitan a sus rehenes disponer de un receptor de radio. EFE

rm/lm

Más noticias de Política y Sociedad