Público
Público

Blanco arremete contra la derecha por crear un "conflicto" lingüístico

El vicesecretario del PSOE lamenta la "inagotable capacidad para dividir" que demuestra el PP 

MARIOLA MORENO

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se encontraba ayer cómodo, jugaba en casa, y arremetió contra "los separadores de siempre" por pretender que "la diversidad lingüística y cultural sea una fuente de conflictos". Durante su intervención en la sesión inaugural del XI Congreso del PSdeG-PSOE, celebrada en Santiago de Compostela, criticó que se "quiera separar a los niños en función de la lengua en que se escolarizan".

"La capacidad de algunos sectores de la derecha para dividir parece inagotable", manifestó Blanco, quien se sirvió indistintamente del gallego y del castellano durante su intervención.

El dirigente socialista logró arrancar los aplausos al reivindicar que el uso de "la lengua común", el castellano, o de las lenguas cooficiales no lleve implícito "sentirse más o menos español" y advirtió al PP de que "no podrán contar con el PSOE para crear un conflicto lingüístico en España". Recalcó también que son los conservadores los que pretenden montar "un problema donde nunca lo ha habido" al servirse de la cuestión lingüística como arma arrojadiza. En este sentido, defendió "el bilingüismo integral" como una parte irrenunciable de la identidad, por lo que alentó al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, "a mantener su compromiso con la cultura gallega".

"Se apropiaron de la bandera y ahora quieren quedarse con otro patrimonio común, la lengua", manifestó Touriño, reelegido en la tarde de ayer como secretario general del PSdeG-PSOE con el 97,3% de los votos emitidos, lo que significa que fue respaldado por el 88,8% de los delegados con derecho a voto.

El cónclave de los socialistas gallegos, que se clausura hoy, contó con un claro tinte electoral ante la proximidad de los comicios autonómicos, que se celebrarán probablemente en marzo de 2009, de ahí que tampoco Touriño dudase a la hora de acusar al líder del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de "complicidad con los que quieren acabar con el patrimonio común". Previamente, también Blanco había mostrado su malestar porque los conservadores gallegos "no hayan hecho nada por evitar la agresión" a la lengua gallega. "No lo lamento por Rajoy, que ni es gallego ni es nada", ironizó.

El vicesecretario general del PSOE también se sirvió de la actual coyuntura económica para arremeter contra el PP e insistir en que no habrá recorte del gasto público. "En cuanto comienzan las dificultades, empiezan a hablar de austeridad", criticó. "La derecha siempre empieza a recortar por el mismo sitio, por las políticas sociales". Según Blanco, "Rajoy llevó a La Moncloa [en el encuentro del pasado miércoles] la única receta que conoce el PP para estos casos" y que, a su juicio, consiste "en una rebaja de impuestos a los que más tienen".

El dirigente socialista ironizó además con "la vuelta a la normalidad" en la vida política española. "Apoyar al Gobierno frente al terrorismo es lo normal, lo que no ha sido normal es la política de disparate" de la legislatura anterior, apostilló. "Y es que el PP para girar al centro primero necesita irse a la extrema derecha", concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad