Público
Público

La Bolsa española retrocedió menos que Europa por la fortaleza de los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El índice más representativo de la Bolsa española, el Ibex-35, ha resistido mejor las turbulencias financieras de Estados Unidos y de Europa debido a la menor exposición de la banca española a los productos vinculados con la crisis crediticia, según los analistas consultados hoy por Efe.

Para Óscar Moreno, gestor de Fondos de Renta 4, la menor caída del Ibex-35 en lo que va de año respecto al resto de las bolsas europeas se explica por la menor presencia de la banca de inversión en España y por la composición del índice español.

En el parqué madrileño los bancos y el sector de las telecomunicaciones tienen un mayor peso relativo en el índice que en el resto de los mercados europeos y, aunque su comportamiento ha sido negativo en lo que va de año, ha sido mejor que sus homólogos del continente, en palabras de Óscar Moreno.

José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, destaca que algunos de los valores que más tiran del Ibex, como Telefónica e Iberdrola pierden menos en Bolsa que sus competidores europeos o, como en el caso de la primera eléctrica española, se mantienen.

Díez también incide en el hecho de que los bancos españoles no han concedido créditos afectados por las hipotecas subprime, y recuerda que en Europa los bancos tienen mucho peso en los índices y sus activos tienen más relación con la crisis crediticia.

En lo que va de año, el Ibex-35 se deja un 15,24%, frente a unos descensos del 22,11% en el DAX alemán, un 19,94% en la Bolsa parisina, un 18,94% del MIB 30 de Milán y un 20,72% del Euro Stoxx 50; sólo la Bolsa de Londres resiste mejor que la española, con una bajada desde enero del 14,77%.

Pese a que el selectivo español registró ayer la quinta mayor caída del año (el -2,81%), retrocedió menos que el resto de las bolsas europeas que, en muchos casos, cedieron casi un 4 por ciento por ciento hasta valores mínimos desde 2005.

Los mercados se vieron arrastrados por el desplome de los principales bancos después de conocerse en Estados Unidos que JP Morgan adquirió Bear Stears por un precio de ganga para evitar su bancarrota.

Por ello, muchos operadores consideran que la crisis financiera actual no ha terminado y prevén que los bancos comerciales publiquen fuertes descensos de beneficios en la próxima presentación de resultados.