Público
Público

Bosentan retrasa el avance de la hipertensión pulmonar infantil

Reuters

Por David Douglas

El medicamento bosentan soloo combinado con otros fármacos para la hipertensión arterialpulmonar (HAP) retrasa el avance de esa rara enfermedad en losniños.

La doctora Alison A. Hislop dijo a Reuters Health: "Somoscautamente optimistas con el resultado de que bosentan, juntocon otros fármacos, aumenta la supervivencia. Retrasaría elavance clínico de la enfermedad, según el peso, la altura y laprueba de la distancia recorrida en 6 minutos".

El equipo de Hislop, del University College de Londres,publica en European Respiratory Journal que el bosentan, que esun antagonista de la endotelina, es seguro y efectivo enadultos con HAP, pero que falta información de su usoprolongado en niños.

Los autores realizaron un estudio observacionalretrospectivo sobre niños tratados con bosentan comomonoterapia o junto con sildenafil o epoprostenol o ambos entreel 2002 y el 2008: 42 tenían HAP idiopática y 59, HAP asociadacon una cardiopatía congénita.

El tratamiento promedio con bosentan duró 31,5 meses y sinefectos adversos graves. La mejoría inicial, según laclasificación de la clase funcional de la OMS y la prueba dedistancia recorrida en 6 minutos, se mantuvo hasta tres años.El tiempo promedio hasta la falla del tratamiento fue de 18meses.

Durante los seis meses de seguimiento, a siete pacientes seles suspendió el uso de bosentan, 30 recibieron una terapiaadicional, a siete se les realizó un trasplante bilateralpulmonar o cardíaco; y murieron 21 pacientes.

Las estimaciones de supervivencia para todo el grupovariaron entre el 95 por ciento al año y el 60 por ciento a loscinco años. La supervivencia sin trasplante en el grupo con HAPidiopática fue del 94 por ciento al año y del 56 por ciento alos cinco años.

El equipo destacó la necesidad de contar con nuevosfármacos, pero concluyó: "Estos estudios revelan que bosentansolo o con otros antihipertensivos pulmonares es efectivo en elmanejo prolongado de niños con HAP".

FUENTE: European Respiratory Journal, enero del 2011

Más noticias