Público
Público

El brazalete de la reina Victoria Eugenia, vendido por 2,7 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un histórico brazalete de exquisitas perlas rosáceas iridiscentes y diamantes que perteneció a la reina Victoria Eugenia (1887-1969), esposa de Alfonso XIII de Borbón, fue vendido este miercoles por 3,27 millones de francos suizos (2,71 millones de euros) en una subasta de la firma Sotheby's.

La pieza partió así por más del doble de su estimación media original, que había situado su valor entre 620.000 y 1,08 millones de euros, lo que la sitúa como la segunda pulsera firmada por Cartier más cara de la historia, dijo el director de Sotheby's para Europa y Oriente Medio, David Bennet, minutos después de finalizado el evento.

Sin revelar la identidad ni origen del comprador, el ejecutivo de Sotheby's comentó que se trataba de un "coleccionista privado europeo", quien aprobó la transacción por teléfono.

La joya pertenece a un pariente del Rey de España, según información ofrecida por la casa de subastas.

Un diamante azul sin engastar de 10,48 quilates y de máxima pureza -de un valor previo estimado de 3,5 a 4,5 millones de dólares- fue adquirido por 10,87 millones de dólares (9,02 millones de euros), otro récord mundial en relación al precio pagado por quilate de un diamante de esta naturaleza.

Al intentar explicar este precio, Bennet comentó a los periodistas que se trataba de una piedra "extraordinaria", de un azul "misterioso" y que es el tipo de gema que buscan actualmente los coleccionistas.

De manera general, las sortijas engastadas en diamantes, rubíes y zafiros registraron una fuerte demanda y en varios casos sus precios superaron con creces los máximos estimados por Sotheby's, como fue el caso de una sortija de zafiro de 39 quilates y dos diamantes que alcanzó casi nueve veces lo que se había calculado al ser vendida por 2,3 millones de euros.

Minutos antes, otra sortija de modelo similar, con un zafiro de 16,99 quilates, fue adquirida vía teléfono por 1,63 millones de euros.

El diamante azul y el brazalete de la reina Victoria Eugenia fueron las piezas estelares de una concurrida velada y fue la joya real la que clausuró la venta otoñal de Sotheby's en un lujoso hotel de Ginebra, a orillas del lago Lemán.

Diseñada por Cartier a finales de los años veinte, la joya debe su celebridad a una combinación de factores históricos -haber sido muy probablemente encargada por la misma reina, que la incorporó a su colección personal, y haber permanecido desde entonces entre sus descendientes- y a su valor artístico, realzado por la finura de cada uno de sus elementos y de su diseño.

Sotheby's la ha considerado como una de las piezas más importantes creadas por el reputado diseñador francés en el período de entreguerras y que se diferencia de sus modelos habituales durante ese periodo, caracterizados por la presencia de dos o tres piedras preciosas de distintos colores.

Las catorce perlas de conchas ovaladas del brazalete que adornó la muñeca de quien fuese Reina de España impresionan por la llama natural que parece desprenderse de su estructura y encuentran asidero en una base de diamantes.

Ambas gemas se unen para formar una parra que se completa con diminutos granos y líneas de esmalte negro que crean un efecto de sombra, todo lo cual hizo de ésta la pieza engastada más espléndida de la subasta.

Nacida en Escocia como princesa Ena de Battemberg, nieta de la reina Victoria de Inglaterra, Victoria Eugenia adquirió este nombre en 1906 al contraer nupcias con Alfonso XIII, rey de España y abuelo del actual monarca.

Al comentar el resultado general de la venta, Bennet se mostró satisfecho al señalar que se vendió el 94 por ciento del valor y el 88,5 por ciento de piezas del total ofertado esta noche.

Las transacciones realizadas alcanzaron un valor total de 62,9 millones de euros.

Más noticias en Política y Sociedad