Público
Público

Los británicos desconfían de la calidad del servicio de Iberia

Expertos y usuarios temen que British Airways no mantenga su nivel de calidad en el futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los expertos dicen que los tiempos en que se podía hablar de compañías aéreas de bandera han tocado a su fin. Los pasajeros no son tan 'internacionalistas'. Al poco de saberse la noticia de la fusión entre British Airways (BA) e Iberia, los lectores de la web de The Times no tardaron mucho en mostrar su descontento.

Desde los que definían a Iberia como “una Easyjet sin sonrisas” (de las azafatas) hasta los que lo comparaban con una fusión del Titanic y la Armada Invencible, con pocas garantías en ambos casos de mantenerse a flote, existía una preocupación generalizada sobre la calidad del servicio de la futura empresa.

Chistes rápidos aparte, algunos expertos coincidían en el mismo punto. Chris Yates, analista citado por The Independent, dijo que Iberia es “el pariente pobre en el acuerdo”. Doug McVitie, director de la consultora Arran Aerospace, explicó que la fusión era más necesaria “en los consejos de administración (por la difícil situación económica por la que atraviesan ambas compañías) que en las pistas de aterrizaje” (por los intereses de los pasajeros).

BA recibe aún elogios por la calidad de su servicio. Su nivel de puntualidad continúa siendo alto, el peso máximo del equipaje que permite al pasajero de la clase turista es de los mayores del mercado y aún no carga el precio del billete con innumerables extras.

En la coyuntura actual, esa calidad oculta un panorama mucho más oscuro. Este verano, BA perdió 18,3 euros por cada uno de los pasajeros de sus vuelos.

Por eso, John Strickland, de la consultora JLS, comentó que el único aspecto no financiero preocupante reside en la diferencia en el nivel de calidad en el servicio, por ser muy inferior el de Iberia al de su nuevo socio. La aerolínea española debería pensar en mejorar el suyo y la británica, no igualarlo por abajo.

Lo malo para Iberia es que muchos pasajeros no olvidan a las compañías que les perdieron sus maletas en los viajes a destinos turísticos españoles.

El consejero delegado de BA, Willie Walsh, se apresuró a decir que los pasajeros de BA también saldrán beneficiados: “No hay ninguna duda sobre nuestros niveles de calidad. Estamos trabajando para mejorarlos y creo que hacemos una labor magnífica”.

La mayoría de los análisis aparecidos en la prensa británica indican que BA e Iberia estaban condenadas a este “matrimonio de conveniencia”. El acuerdo abrirá a BA al mercado latinoamericano, le dará estabilidad financiera y le permitirá poner en marcha una significativa reducción de costes.

Entre abril y septiembre, BA perdió 325 millones de euros. En el mismo periodo del año anterior había ganado 58 millones.

La propia compañía ha admitido que habrá despidos. “No voy a negar que habrá recortes de puestos”, dijo ayer Willie Walsh. Se cree que se producirán sobre todo en las áreas administrativas.

Según la prensa, al estar la sede operativa en Londres, podrían afectar más a Iberia, pero ninguna compañía lo ha confirmado.

Los actuales planes de recorte de gastos pueden provocar una huelga en BA a finales de diciembre.

Más noticias en Política y Sociedad