Público
Público

British Petroleum acepta la oferta de ayuda del ejército de EE.UU. para controlar el derrame

EFE

La firma British Petroleum aceptó hoy la oferta de ayuda del ejército de EE.UU. para controlar el derrame en el Golfo de México, después de que las autoridades dijeran que la mancha de crudo avanza cinco veces más rápido de lo previsto.

Según los últimos datos, el derrame petrolero, producto de una explosión seguida de incendio que destruyó la plataforma el pasado 20 de abril, crece a un ritmo de 5.000 barriles diarios.

Dough Suttles, jefe de operaciones de BP, la compañía que operaba la plataforma, explicó hoy en declaraciones a la cadena de televisión NBC que la empresa británica aceptará la ayuda de quién sea para controlar el escape.

El portavoz de la Casa Blanca, Nick Shapiro, confirmó hoy que el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha pedido a su Gobierno que efectúe los máximos esfuerzos para contener la marea negra en el Golfo y cerrar el pozo a 1.500 metros de profundidad que quedó abierto tras la explosión de la semana pasada.

Afirmó, al mismo tiempo, que el presidente recibió hoy una actualización con los últimos datos disponibles del que amenaza con convertirse en uno de los peores desastres ecológicos de la historia.

Pese a la prevista ayuda oficial, la Casa Blanca aseguró hoy que el coste de la limpieza recaerá sobre BP.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, solicitó ayer ayuda de emergencia al Gobierno para impedir un desastre ecológico en las sensibles marismas del estado, que se ven seriamente amenazadas debido a un cambio en la dirección del viento.

Las autoridades de Luisiana han instalado más de 30 kilómetros de barreras flotantes en la superficie del mar que buscan contener el derrame, aunque Jindal ha dejado claro que eso no será suficiente para frenar la marea negra.

En la plataforma, de la empresa Transocean, había 126 personas trabajando, y después del hundimiento de la estructura se dieron por perdidos a 11 trabajadores.

En sus declaraciones a NBC, Suttles no especificó qué tipo de ayuda pueden prestar las Fuerzas Armadas.

Por su parte la Dirección Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA por su sigla en inglés) calculó que del pozo emergen unos 5.000 barriles (795.000 litros) diarios de crudo, esto es casi cinco veces más que lo calculado anteriormente.

El diario The Times Picayune, de Nueva Orleans, informó hoy de que los funcionarios de BP descubrieron un nuevo escape de crudo en las tuberías retorcidas que se rompieron cuando la plataforma Deepwater Horizon se hundió en el Golfo de México.

Los vientos cambiaron al sudeste ayer, miércoles, y los técnicos calculan que los bordes exteriores de la mancha de petróleo crudo podrían llegar las cercanías de las costas de Louisiana el viernes por la tarde.

Los pronósticos meteorológicos indican vientos continuados desde el sudeste hasta el fin de semana y mareas altas, todo lo cual contribuiría a que el derrame de crudo se aproxime al delta del Río Misisipi, un hábitat muy variado y frágil.

Ayer, miércoles, las autoridades llevaron a cabo las primeras quemas controladas de petróleo cerca del sitio donde estaba la plataforma, en un intento por reducir el volumen de crudo que pueda llegar a las costas.

El diario The Wall Street Journal informó hoy que el pozo de exploración que ahora derrama crudo en el Golfo de México carecía del sistema de obturación por control remoto que requieren otros importantes países petroleros como Noruega y Brasil.

Según el diario, la plataforma no contaba con un llamado conmutador acústico con el cual la tripulación pueda activar una válvula submarina que cerraría el pozo.

Más noticias de Política y Sociedad