Público
Público

Los Brooks califican de "caza de brujas" el proceso judicial en su contra

EFE

La periodista británica Rebekah Brooks y su esposo Charlie Brooks, imputados en el caso de las escuchas ilegales del periódico "News of the World" ("NoW"), calificaron de "caza de brujas" el proceso judicial abierto hoy en su contra.

Rebekah Brooks, ex consejera delegada de News International (NI) y exdirectora del diario "The Sun" y el dominical "NoW", comparecerá el 13 de junio en un tribunal de Londres después de ser acusada hoy por la Fiscalía de tres cargos de obstrucción a la justicia.

Junto a ella, antigua mano derecha de Rupert Murdoch en el Reino Unido, deberán presentarse ante la corte su esposo, amigo del primer ministro David Cameron, y cuatro de sus colaboradores en NI, todos ellos acusados de impedir la labor de la justicia por esconder en julio de 2011 material a la policía.

En una declaración ante las cámaras de televisión, el matrimonio Brooks criticó hoy duramente la decisión de la Fiscalía de presentar cargos que, en palabras de Charlie Brooks, convierte a los seis imputados en "cabezas de turco".

"Tengo dudas de que mi esposa pueda tener un juicio justo, dado el elevado nivel de comentarios sesgados a los que ha sido sometida", apuntó Brooks, entrenador de caballos y columnista.

En opinión de la poderosa periodista, esta investigación ha sido "un derroche de dinero publico", al tiempo que lamentó haber "arrastrado" a sus cuatro colaboradores sin quererlo a este juicio.

Junto a Brooks y su marido, Fa fiscalía ha acusado de obstrucción a la justicia a la secretaria de la periodista, Cheryl Carter; al jefe de seguridad de NI, Mark Hanna; al chófer de Brooks, Paul Edwards, y al asesor de seguridad de esa empresa, Daryl Jorsling.

Los Brooks, que tienen una relación de amistad de varios años con Cameron, podrían ser condenados a penas de cárcel en caso de ser encontrados culpables durante el juicio.

Rebekah Brooks era la mano derecha de Murdoch en el Reino Unido hasta que en julio de 2011 dimitió como consejera delegada de NI, rama británica del imperio mediático News Corporation, a causa de los pinchazos telefónicos practicados durante años por el "NoW" a famosos y gente corriente, que le dieron jugosas exclusivas.

La ejecutiva y periodista fue arrestada por primera vez el 17 de julio de 2011, dos días después de dimitir como consejera delegada de NI, y volvió a ser arrestada el 13 de marzo ya como sospechosa de obstrucción a la justicia, al igual que su marido.

Más noticias de Política y Sociedad