Público
Público

Bruselas presiona para retrasar la edad de jubilación

Sindicatos y patronal se reúnen hoy para hablar de negociación colectiva. El Gobierno insiste en el retiro a los 67 años y cotizar más tiempo para cobrar la pensión máxima 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En mitad de la agitada negociación sobre la reforma de las pensiones que mantienen sindicatos y Gobierno y a la que esta misma semana se sumará la patronal, la Comisión Europea continúa presionando para que se amplíe la edad legal de jubilación. Bruselas animó ayer a los países miembros a retrasar la edad de retiro y a poner coto a las prejubilaciones para mejorar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones.

La Comisión Europea demostró estar siguiendo con lupa cada paso del Gobierno en la reforma de las pensiones, una tarea en la que Bruselas apoya sin fisuras la propuesta de José Luis Rodríguez Zapatero. 'El Gobierno ha abierto recientemente el debate con los actores sociales sobre sus intenciones en cuanto a la reforma de las pensiones', aseguró Olli Rehn, comisario de Economía, en respuesta a una pregunta para la que se sirvió de un escrito preparado de antemano.

Los sindicatos proponen actuar sobre los ingresos del sistema

Según Rehn, 'la reforma es desde luego imprescindible para afrontar el envejecimiento de la población'. Para el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Lazlo Andor, 'la reforma tiene que hacerse' tras los contactos con los sindicatos. Sin embargo, Bruselas tiene claro el camino a seguir haya o no consenso. 'Creemos que la dirección adecuada es la tendencia a elevar la edad legal de jubilación y mejorar las condiciones del mercado laboral', según él.

Todo ello a 15 días de la fecha marcada por el Gobierno para aprobar la reforma de las pensiones en Consejo de Ministros, el 28 de enero, y en una semana en la que sindicatos y Ejecutivo buscan intensamente fórmulas para un acuerdo. Aunque estaba previsto que hoy UGT, CCOO, CEOE y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, mantuvieran otra reunión al respecto (la primera con presencia de la patronal), finalmente se ha cancelado por motivos de agenda. El encuentro a tres bandas tendrá lugar en los próximos días.

El punto caliente de las negociaciones entre sindicatos y Gobierno continúa siendo la jubilación a los 67 años. El Gobierno asegura haber puesto sobre la mesa una propuesta: la jubilación a los 67 años con un mínimo de 37 años cotizados para cobrar la pensión máxima (frente a los 35 años actuales). La edad de retiro permanecería en 65 años para aquellas personas que hubieran cotizado 41 años.

UGT considera 'más urgente' el acuerdo en política energética

Sin embargo, los sindicatos niegan que se trate de una propuesta nueva que se haya debatido en las reuniones de los últimos días. 'Ya saben que nosotros no estamos de acuerdo con esa fórmula', dicen fuentes de CCOO, que subrayan que este tipo de planteamientos sólo buscan 'impedir salidas negociadas'. El secretario de acción sindical de UGT, Toni Ferrer, también se mostró sorprendido por esta medida, de la que aseguró que 'no se ha visto' en las últimas reuniones.

Los sindicatos plantean actuar no sólo en la partida del gasto del sistema de pensiones, también en la de los ingresos. Por ejemplo, mejorando la contributividad o actuando sobre las bases de cotización. Y manteniendo, sobre todo, los consensos básicos del Pacto de Toledo.

UGT y CCOO siguen confiando en la posibilidad de alcanzar un acuerdo global que incluya otras materias, como la reforma de las políticas activas o las políticas industriales y energéticas. UGT considera 'más urgente' el acuerdo en política energética 'porque afecta a la estructura productiva, que es el auténtico problema' que llegar a un pacto en pensiones. Sin embargo, este acuerdo tiene fecha límite: el 25 de este mes, cuando el Congreso debate las conclusiones del Pacto de Toledo. 'Sería bueno para el país que antes del 25 hubiera un pacto global y que entonces lo refrendara el Parlamento', dicen desde CCOO.

Lo que sí se mantiene para hoy es una reunión entre sindicatos y patronal para tratar fundamentalmente la reforma de la negociación colectiva, un asunto que el Gobierno considera prioritario pero que los agentes sociales quieren negociar bilateralmente y sin injerencias. Además, el Ejecutivo ya ha remarcado que tiene que estar lista en marzo, de lo contrario legislará sin acuerdo.

El propio presidente del Gobierno señaló el martes esta reforma como uno de los puntos prioritarios de los próximos meses y habló de 'flexibilizar' la negociación. La ultractividad de los convenios (es decir, la prórroga de las condiciones laborales pactadas en caso de que las partes no lleguen a un acuerdo sobre la renovación de un convenio) es uno de los temas espinosos. Los sindicatos rechazan que se suprima y que, por tanto, cada convenio se negocie sin tener en cuenta los derechos adquiridos. La patronal, sin embargo, es más favorable a que esta cláusula se elimine.

Más noticias en Política y Sociedad