Público
Público

"Lo bueno de los vídeos de Camela era el humor"

Entrevista. Juan Antonio Bayona. Director de Cine

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es el director de una de las películas más taquilleras del cine español, El orfanato, pero Juan Antonio Bayona parece enganchado al videoclip. El día de esta entrevista está ultimando su última creación para un tema de Bunbury. Con más de 40 videoclips a sus espaldas, Bayona ya era conocido antes de El orfanato en los círculos musicales por sus pintorescos vídeos para Camela.

¿Qué es lo que más le atrae de dirigir videoclips?

La libertad creativa: eres tú el que creas las ideas y experimentas lo que te apetece. Además, el resultado es mucho más inmediato que en una película, lo ves muy rápido.

¿Pero los grupos dan tanta libertad?

Yo intento dar la primera palabra, la idea, pero tengo en cuenta que estoy al servicio de un grupo. Es un trabajo conjunto. El reto es qué aportas a la imagen del grupo, llevar su imagen a otro nivel.

¿Cuál es la clave de un buen videoclip?

Tener un gancho para que el espectador lo vea hasta el final. Ese gancho puede ser desde algo técnico a algo creativo. Hay vídeos que se han hecho famosos por un efecto especial. Otros por una historia, como los de Michael Jackson. Parte del problema en el mundo del vídeo es que a los 30 segundos ya te has cansado.

Sus vídeos para Camela son ya clásicos...

Lo bueno de aquellos vídeos era el sentido del humor. En España es muy difícil encontrar grupos dispuestos a poner humor en sus vídeos. Siempre hay un poso de seriedad y trascendencia. Camela se mostraban frescos y divertidos. Buscábamos siempre el trazo gordo: Camela en el oeste, Camela en el espacio... Para los fans de Camela, son películas hechas completamente en serio, pero para los demás son vídeos divertidos. Nos movemos en la frontera entre lo ridículo y lo sublime.

¿Cuántas veces escucha una canción para hacer el vídeo?

Pues mucho, pero las ideas están pensadas de antes. Tienes una idea y cuando te llega una canción la adaptas al grupo y al propio tema. Por otro lado, no hay mucho tiempo para pensar, porque siempre se trabaja con prisa. Poco después de escuchar la canción ya tienes que estar rodando. Como espectador, ¿cuándo le gusta un videoclip?

Cuando me atrapa. Hay que encontrar la manera de que el espectador se quede enganchado. El secreto del videoclip es que sea enigmático sin llegar a ser confuso.

Hábleme de algún videoclip que le supusiera especiales dificultades.

Todos son difíciles. Se trabaja con pocos medios y poco tiempo. Cada vez que hago uno pienso porqué sigo haciéndolos.

¿Cómo valora el estado del clip en España ahora?

Hay un canal mainstream, donde hay cosas aburridas. Se hacen pensando más en tener una cortinilla de 20 segundos para televisión que en hacer un videoclip de verdad. En el mundo independiente sí que hay un caldo de cultivo muy interesante. 

Más noticias en Política y Sociedad