Público
Público

Bush cree que aún es posible lograr un acuerdo entre israelíes y palestinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EE.UU., George W. Bush, se declaró hoy optimista sobre la posibilidad de que israelíes y palestinos alcancen un acuerdo de paz, pese a que el aumento de la violencia en Gaza ha interrumpido las negociaciones.

Bush se reunió hoy con el rey Abdalá II de Jordania en el Despacho Oval de la Casa Blanca por espacio de una hora, durante la cual ambos mandatarios repasaron el proceso de paz en Oriente Medio.

En declaraciones a la prensa tras el encuentro, Bush insistió en que mantiene su objetivo de lograr un acuerdo entre los dos vecinos antes de que expire su mandato, en enero de 2009.

"Diez meses es un tiempo muy largo. Hay bastante tiempo para alcanzar un acuerdo", dijo el jefe de la Casa Blanca.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, se encuentra en la región para tratar de dar un impulso a la reanudación de las conversaciones entre israelíes y palestinos.

Rice se entrevistó en Ramalá con el presidente palestino, Mahmud Abás, pero no logró que éste anunciara la reanudación de las negociaciones.

Abás interrumpió los contactos en respuesta a una incursión por parte de Israel en la franja de Gaza, que ha causado más de 125 muertos en seis días.

Israel emprendió la acción armada para neutralizar el lanzamiento de cohetes palestinos contra su territorio por parte del grupo radical palestino Hamás.

Estados Unidos ha exigido a Hamás que cese sus ataques con cohetes contra Israel.

Durante su gira, que también le llevará a Bruselas, Rice tiene previsto reunirse con el primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Sobre el viaje de su secretaria de Estado, Bush aseguró que "está dejando claros nuestros puntos de vista y esperamos que esos dirigentes den un paso al frente y tomen decisiones difíciles".

Olmert y Abás "entienden que este es un momento clave para el logro de la paz. Ambos líderes están comprometidos con dos democracias que conviven en paz", señaló.

Pese a la escalada de la violencia, el gobernante estadounidense se declaró hoy "optimista" de que ambas partes serán capaces de llegar a un pacto.

"Soy aún tan optimista como después de Annapolis", dijo, en referencia a la conferencia de paz celebrada en esa ciudad del estado de Maryland en noviembre, en la que se relanzaron las negociaciones.

Por su parte, el rey Abdalá aseguró que las conversaciones que han celebrado esta mañana tendrán "una gran respuesta" en su región.

En sus declaraciones, el jefe de la Casa Blanca también hizo referencia a la situación en Líbano y el papel del Gobierno sirio.

"Me decepciona mucho que el líder sirio (Bachar al Asad) siga dificultando el camino hacia el éxito del Gobierno de (el primer ministro Fuad) Siniora", afirmó.

Bush criticó lo que consideró injerencias sirias, "que han hecho difícil para el Gobierno libanés elegir un presidente".

La semana pasada las autoridades libanesas aplazaron por décimo quinta ocasión consecutiva la celebración de elecciones presidenciales, que han quedado fijadas para el próximo día 11.

El presidente estadounidense también aludió a la reunión de miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) que se desarrolla en Viena y opinó que sería una equivocación por parte de esas naciones permitir que el precio del crudo continúe su escalada.

"Creo que es un error que la economía de tu mayor cliente se ralentice, o que la economía de tus principales clientes se ralentice, como resultado de los altos precios de la energía", apuntó.