Público
Público

Bush llega a Ucrania para apoyar la entrada en la OTAN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, George W. Bush, llegó hoy a Ucrania, la primera etapa de su gira por Europa del Este, para expresar su apoyo a las reformas democráticas del país y a la entrada de Kiev en la órbita de la OTAN.

Bush llegó a la capital ucraniana a las 23.15 horas locales (20.00 GMT), con un ligero retraso sobre el horario previsto.

Durante su breve estancia en Ucrania, de menos de 24 horas, el presidente estadounidense tiene previsto reunirse mañana por la mañana con su colega ucraniano, Víctor Yuschenko, y la primera ministra, Yulia Timoshenko, a los que expresará su satisfacción por las reformas democráticas en el país.

"Es importante que el presidente vaya a Ucrania a mostrar nuestro apoyo a la actual transición democrática y las reformas que tienen lugar allí", afirmó el consejero de Seguridad Nacional, Stephen Hadley.

Bush, que mañana mismo partirá hacia Bucarest para participar en la cumbre de la OTAN, también tiene previsto aprovechar su visita como un modo de presionar a los países miembros para que ofrezcan a Ucrania y Georgia un "plan de acción" que abra el camino para un futuro ingreso pleno en la Alianza.

El presidente estadounidense concibe el "plan de acción" como una manera de alentar las reformas democráticas en Ucrania, un país que ya quiso visitar en 2006 pero cuyas disensiones en el seno del Gobierno entonces le hicieron cambiar de planes.

"Creemos que es muy, muy importante que demos la bienvenida a las aspiraciones de Georgia y Ucrania a formar parte de la OTAN" apuntó Hadley.

Pero si Bush quiere llevarse de Bucarest el "sí" de los aliados a Kiev y Tiflis tiene por delante un camino muy escarpado.

Países como Alemania se han mostrado muy reacios a hacer señales a Ucrania y Georgia, antiguas repúblicas soviéticas, después de que Moscú haya dejado muy clara, por activa y por pasiva, su oposición a cualquier medida en ese sentido.

Y Bush, muy impopular en su país y en el extranjero, y a sólo nueve meses de abandonar su puesto, tiene cada vez menos capacidad de persuasión ante los aliados, que ya tienen la mente en un futuro con los demócratas Hillary Clinton, Barack Obama o el republicano John McCain en la Casa Blanca.

Incluso dentro de la propia Ucrania, las encuestas apuntan a que el ingreso en la OTAN es muy impopular.

Centenares de opositores ucranianos de izquierdas instalaron hoy tiendas de campaña en la céntrica plaza de la Independencia, como protesta por la visita de Bush y contra la integración del país en la OTAN.

Durante la cumbre, los aliados también abordarán, entre otros asuntos, el envío de más tropas a Afganistán, uno de los asuntos en los que Bush hará más hincapié.

La Casa Blanca no ha querido avanzar una cifra, aunque los analistas calculan que será entre 5.000 y 10.000 soldados más.

"Llevamos diciendo que todos tenemos que hacer más, y también que éste va a ser un esfuerzo a largo plazo", apuntó el consejero de Seguridad Nacional.

La gira de Bush quedará completada con sendas etapas en Croacia, donde almorzará con los representantes de los países a los que se ofrecerá el ingreso en la Alianza, y Sochi (Rusia).

En Sochi, Bush tiene previsto reunirse con el presidente ruso, Vladímir Putin, con el que ha mantenido una relación gradualmente borrascosa.

La Casa Blanca ha apuntado que en esa cumbre podrían llegar a un entendimiento, finalmente, sobre uno de los asuntos que más ha ensombrecido la relación bilateral en los últimos meses, el escudo antimisiles que Washington quiere desplegar en el este de Europa y que Moscú considera una amenaza.

Bush ha escrito una carta y ha hablado por teléfono con Putin personalmente sobre el asunto.